Hegemón desorientado
12 enero, 2021
Arranca vacunación masiva a personal de salud: AMLO
12 enero, 2021

Necesidad de que Banxico compre deuda pública en forma directa al gobierno para aumentar la inversión y encarar la crisis y la pandemia

Arturo Huerta González

El Banco de México (Banxico) debe actuar como muchos otros bancos centrales, de comprar deuda directa emitida por el gobierno a baja tasa de interés para que éste pueda gastar para contrarrestar la caída de exportaciones y del consumo e inversión privada, como para generar empleo, apoyar a las empresas, para evitar su cierre y quiebre, y sobre todo para apoyar a los hospitales y a las familias que viven al día para que hagan confinamiento y se cuiden de la pandemia.

No importa que aumente el déficit fiscal y el monto de la deuda, si dicho gasto público contribuye a frenar la pandemia, impulsa el crecimiento económico, la generación de empleo y mejora los niveles de ingreso e inversión del sector privado, lo que se traduciría en mayor recaudación tributaria. Ello reduciría el déficit fiscal y el monto de la deuda pública impulsores del crecimiento económico, por lo que los mercados financieros no actuarían contra el gobierno. De proseguir el gobierno con los recortes presupuestales, continuará el quiebre de empresas, como el mayor desempleo, así como los menores niveles de ingreso nacional y de recaudación tributaria, por lo que seguiría creciendo el monto de la deuda.

La política de austeridad está llevando al absurdo, donde el gasto del gobierno en pensiones superó en 62% al que se destinó a inversión física, entre enero y noviembre. Ello atenta sobre la capacidad productiva, lo que reduce no solo el crecimiento actual, sino el crecimiento futuro de la economía, lo que nos condena al atraso.

Al no incrementar el gasto el gobierno, hace que continúe el desempleo y la economía informal, y haya cada vez menor número de trabajadores cotizando al sistema de ahorro para el retiro, por lo que seguirán las presiones sobre el presupuesto de pensiones y sobre las finanzas públicas. Cabe señalar que a fines de 2018 el Grupo Parlamentario del PT en la Cámara de Diputados presentó una iniciativa de ley tendiente a encarar los problemas de pensiones, donde además de priorizar la generación de empleo formal para aumentar el número de cotizantes y beneficiarios del sistema de pensiones, propone poner un tope de 15 salarios mínimos a los fondos de pensiones generalizado. Eso beneficiaría las finanzas de Pemex, de la CFE, como de otros organismos descentralizados y del propio gobierno, pero el partido mayoritario frenó dicha iniciativa.

Al proseguir el gobierno con el equilibrio fiscal continuará con las restricciones a la inversión pública, con la consecuente desatención de los propósitos nacionales de crecimiento económico y empleo formal.

Se deben dejar de lado las auto restricciones impuestas de que el banco central no compre deuda directa del gobierno. Enfrentamos una severa crisis que está destruyendo capacidad productiva e incrementando el desempleo y reduciendo el nivel de vida de las grandes mayorías, por lo que las autoridades monetarias y hacendarias deben dejar de lado los preceptos neoliberales y responder a las exigencias que demanda la actual problemática.

Lo importante es que al comprar el banco central deuda directa del gobierno a baja tasa de interés, está contribuyendo a que el gobierno combata la pandemia y cumpla con sus obligaciones de repuntar la actividad económica para salir de la crisis, y no siga con los recortes presupuestales que atentan sobre la capacidad productiva y la generación de empleo. Ello no comprometería el objetivo del banco central de bajar la inflación, sino al contrario, lo alcanzaría en condiciones de crecimiento económico, que es lo que debe hacer y no seguir sacrificando los objetivos de crecimiento y empleo, como ha venido aconteciendo desde fines de los años ochenta.

Banxico, al no comprar deuda directa del gobierno a baja tasa de interés, ocasiona que continúen las políticas de austeridad fiscal, que impiden que el gobierno responda a los reclamos del sector productivo y de los trabajadores y desempleados.

Alejando Werner, del FMI, a diferencia de las posturas del gobernador de Banxico y del Secretario de la SHCP señaló que “México no aprovechó el espacio fiscal que sí tenía en el acceso al mercado mundial a tasas bajas” y que “México pudo haber manejado mejor las políticas públicas en 2020 para enfrentar esta pandemia y creemos que se pudo hacer más en la parte fiscal y monetaria”. Varios hemos estado recomendando eso y no hemos sido escuchados. Los errores de los tomadores de decisiones en Banxico y en la SHCP le están costando mucho al país.

Los problemas de pandemia y de fuerte contracción económica y alto desempleo y pobreza, como consecuencia de las políticas predominantes, deben llevar a los tomadores de decisiones a cambiarlas, si no quieren pasar a la historia como los causantes de la profundización de la crisis, por no haber rectificado el rumbo.

ahuerta@unam.mx
Profesor del Posgrado de la Facultad de Economía de la UNAM desde 1975