Beltrones, ¿apoya a AMLO?
6 julio, 2020
¿Son periodistas Lord Molécula y Ackerman? Redefinamos
6 julio, 2020

Luis Ricardo Guerrero Romero

En el suburbio en el cual vive Lucio Co, (migrante de la Amazonía peruana) suelen a la fecha presentarse por estar en boga enfermos de la pandemia 19, o como se diga. Pero a él y al resto de los colonos de dicho arrabal sólo les queda refugiarse en el axioma del filósofo persa por antonomasia: “La imaginación es la mitad de la enfermedad. La tranquilidad es la mitad del remedio. Y la paciencia es el comienzo de la cura” (Avicena). Quizás para ellos el conocimiento y la experiencia de tal cita únicamente les deja un sesgo de esperanza, pero no un sesgo cognitivo sobre las palabras del médico filósofo mencionado.

Lo anterior Lucio citaba cada vez que sus vecinos eran víctimas de tal virus letal. Él es de los pocos ingenieros ilustrados de aquella vecindad, además es maestro para muchos jóvenes, es también el mejor amante de las madres solteras. Tiene todo a su favor, a excepción de padecer nosofobia. Nadie iba a pensar que la fama titánica de nuestro aventurado ingeniero iba a mellar con este asunto, aunque persistente a la sabiduría médica de Avicena, él, como tantos, ha resultado afectado, pues no sólo se refugia cual pájaro caído del nido en el lugar más oscuro del mundo, sino que ha dejado sin el calor varonil a las madres solteras. Ahora estas se entretienen con series de Netflix, mientras sus hijos e hijas se maleducan en las calles. Soy amigo de Lucio, y ya tengo unos días sin saber de él, en su último whats dijo: −dejaré unos días el celular, pues el coronavirus ha invadido todo mi mundo.

La fobia del tal Lucio Co, mencionada en el relato anterior nos puede ayudar a pensar en varios puntos, por ejemplo: 1) Avicena tiene razón, mientras que el enfermo no se abandone a la suerte; 2) Lucio conoce algunas madres solteras que viven más como solteras que como madres; 3) la nosofobia es muy peligrosa en estos tiempos; y 4) la educación ahora la maman por Netflix algunos seres mortales con sesgos cognitivos.

Sin embargo, los puntos anteriores extraídos del relato anterior nos ayudan como es costumbre revisar alguna palabra que está en nuestra lengua, como lo es: nosofobia. Tal sustantivo tiene sus similitudes en cuanto a síntomas con la ansiedad, y la hipocondría. Aunque nosofobia, por su composición tiene a la vez sus similitudes con palabras como: nosocomio, nosogenia, nosografía, nosología, nosomanía, nosómano, y hasta se relaciona con la charlatanería en la palabra nosomanta (esta última palabra recurrente ejercicio en algunas religiones). Quizás hay más sustantivos que se relacionan con nuestra palabra en cuestión, es decir con nosofobia, pero lo importante aquí es recordar la herencia helénica de la cual son parientes, o sea la voz: νοσος (nosos), tal significa: enfermedad, epidemia, demencia, un mal, una desgracia. No obstante, en nuestra lengua mora con el sentido de enfermedad.

De tal suerte el problema de Lucio Co, es el terror ante ser contagiado por cualquier enfermedad. Situación que por desgracia hoy se vive en muchos ciudadanos. Tampoco habrá de desacatar las medidas de salud, recordemos al médico filosofo: “La imaginación es la mitad de la enfermedad. La tranquilidad es la mitad del remedio. Y la paciencia es el comienzo de la cura”.

l.ricardogromero@gmail.com