‘Tata’ Martino publica convocatoria para próximos juegos del ‘Tri’
7 noviembre, 2019
En el caso LeBaron se investigarán todas las hipótesis: AMLO
8 noviembre, 2019
  • Denuncia fraude por CNDH
  • Monreal responde: mentirosos
  • Fin a era Carpizo-Salinas

Julio Hernández López

El pasado miércoles 30 se escribió en esta columna: “Hacer que la mayoría morenista y sus aliados aprueben que la hija de doña Rosario presida la carpicista CNDH (por Jorge Carpizo) sería una manera de devolver, en términos de responsabilidad ejecutiva, la misma presea que Ibarra de Piedra dejó en custodia en manos del presidente López Obrador” (https://bit.ly/2qx3HEj ).

Ayer, de manera peculiar, se cumplió con ese propósito. La mayoría morenista y sus aliados consiguieron oficialmente la votación calificada que faculta a Rosario Piedra Ibarra (hija de doña Rosario) para presidir la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Hasta ahí, todo parecía apuntar a que se cumpliría el propósito tan esperado por Palacio Nacional y tan ajustadamente conseguido por el operador ejecutivo en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, quien ya ha entregado al actual presidente de la República positivos resultados impensables en las circunstancias de división y confusión que privan en la política nacional.

Pero el Partido Acción Nacional denunció en conferencia de prensa que se habían producido irregularidades graves en el proceso de votación. Según lo mostrado en un video, la caída de una boleta en la urna senatorial sugeriría o confirmaría (todo, según el punto de vista de cada cual) que el senador Monreal habría depositado dos boletas. Además, los blanquiazules aseguraron que el número de sufragantes había sido 116, aunque oficialmente se reportaron 114. Esas maniobras habrían servido para conseguir a duras penas, en la rayita, la votación calificada (76 aprobaciones) correspondiente a una totalidad de votantes (114, según esas cifras oficiales). Un doble voto de Monreal y de algún otro senador no identificado a la hora de teclear estas líneas, más la reducción del universo votante, habrían permitido el acceso a la cifra mágica que el propio Monreal había considerado días atrás muy difícil de alcanzar.

Monreal acusó a los panistas de mentir y manipular y ofreció una conferencia de prensa en la que habría de demostrar que los panistas aleonados creen que todos son de su condición. En razón del horario de entrega del presente texto no se incluye lo dicho en esa conferencia pero sí la esencia de lo planteado por el exgobernador de Zacatecas en Twitter antes de dicha reunión con reporteros.

El enconado diferendo coloca en una situación de suspenso político, no necesariamente legislativo o judicial (aunque el PAN anuncia que impugnará la elección), la llegada a la citada CNDH de Piedra Ibarra, psicóloga de profesión, activista en Eureka, la organización dirigida por Rosario Ibarra de Piedra que ha luchado por saber el destino de desaparecidos políticos y por el justo castigo a los responsables. La nueva presidenta de la CNDH ha tenido cercanía con el presidente López Obrador y ha sido directiva y candidata a nombre del partido hoy en el poder, Morena, que justamente es el que la ha llevado a la posición ahora en disputa videográfica y política.

La llegada de Piedra Ibarra ha generado una viva reacción de los opositores al obradorismo. Lo cierto es que, con ella, finalizaría una larga historia, iniciada durante la administración de Carlos Salinas de Gortari, de simulación justiciera, despilfarro presupuestal y predominio faccioso. La CNDH fue creada para aparentar que el propio gobierno suministraba a los ciudadanos una alternativa institucional para defenderse de los abusos del propio poder que maniobraba para nombrar presidentes de esa comisión a personajes bien avenidos con el poder y dispuestos a redactar recomendaciones presuntamente justicieras pero sujetas a la aceptación o rechazo de los destinatarios de tales legajos.

 Y, mientras continúa la presión de presidentes municipales contrarios al obradorismo, que consideran inaceptables las reducciones del presupuesto federal para el año entrante y que ayer hasta una puerta de vidrio de San Lázaro derribaron, ¡hasta el próximo lunes, con el presidente López Obrador informando que su audiencia en redes sociales ha subido un veinte por ciento a causa de polémicas recientes! 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.