Coronavirus, ¡detente!
19 marzo, 2020
Dispone IPN de sitio para continuar estudios en línea
19 marzo, 2020

Proyecto de la presa La Maroma no debe abandonarse, es una deuda pendiente

María Elena Yrízar Arias

El proyecto consistió en la construcción de una presa de almacenamiento de agua para uso doméstico y agrícola que tendría una capacidad aproximada de 4 millones de metros cúbicos y que aprovecharía los escurrimientos superficiales del río Jordán, ubicado cerca del lugar. Su cortina tendría 53 metros de altura en el punto más elevado y una longitud de 125 metros.

El proyecto incluye además la construcción de un acueducto de 30 kilómetros de longitud, el cual se usaría para abastecer a las localidades aledañas al acueducto y a la ciudad de Matehuala. Asimismo, comprende la perforación y equipamiento de cinco pozos profundos para agua potable en el trayecto desde el acueducto hasta la ciudad de Matehuala, así como la modernización de la zona de riego de las zonas de San Bartolo, La Presa y La Biznaga, del municipio de Villa de Guadalupe, SLP, a través de la construcción de un acueducto de 7 kilómetros de longitud aproximada.

Si bien el proyecto de la construcción de la cortina de la presa La Maroma, ubicada en el Altiplano potosino, ha sido un viejo anhelo de sus habitantes –que parecía que se estaba haciendo realidad– para resolver el gran problema de la escasez de agua en 20 comunidades de Villa de Guadalupe, 16 comunidades del municipio de Matehuala, principalmente, de manera inmediata y al terminarse la presa se beneficiarían alrededor de 120 mil personas que viven en la zona de Matehuala. Además de lo anterior, se resolvería un problema a largo plazo, donde se asegure y garantice el acopio de agua.

El 28 de noviembre pasado la directora de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez Cisneros, ordenó la suspensión de los trabajos de construcción de la cortina de la presa La Maroma, en la zona Altiplano, por encontrar inconsistencias entre lo que se encuentra construido y lo licitado, del costo total de la obra.

En la construcción de  esa obra participaron tres empresas: Construcciones y Edificaciones Tangamanga, SA de CV, Desarrollo Habitacional, SA de CV y COIDESA, SA de CV. Que del costo de la referida obra es de 209 millones de pesos, han recibido las empresas 100 millones de pesos y que sólo han construido de 20 a 30% aproximadamente de la presa con una menor capacidad respecto de lo licitado.

El 24 de diciembre pasado, al cuestionar al Presidente de la República sobre este asunto, dijo: Si Blanca Jiménez resolvió suspender, yo la respaldo, ella es muy buena técnica, honesta. Si hay que revisar la obra, porque hace falta el agua en Matehuala –señalo AMLO– que ha habido conflictos con los ejidatarios básicamente por el acueducto. Pero aseguró el Presidente que “vamos a resolverlo”.

Varios líderes, autoridades ejidales y algunos campesinos de las comunidades que serían beneficiadas con esta gran obra, el 10 de marzo pasado se vieron en la necesidad de hacer un paro y bloquear la carretera central 57 en Matehuala, con el objetivo de presionar tanto al gobierno federal como al estatal para ser oídos en su petición en el sentido de que se continúen los trabajos de construcción de la presa o bien que se definiera el futuro del proyecto. Con motivo de lo anterior, ese mismo día se acordó que tendría lugar una reunión en la comunidad de La Maroma, donde estarían el secretario general de Gobierno del Estado, Alejandro Leal Tovías, el delegado de la Conagua y la mayoría de los manifestantes.

Efectivamente, anteayer fueron las autoridades estatales y federales mencionadas a La Maroma, para celebrar la reunión programada en el lugar donde se inició la obra de la presa. Después de las pláticas con las autoridades tanto estatales como federales, en ese lugar, el delegado estatal de la Conagua, Joel Félix Díaz, anuncio que se realiza un nuevo proyecto para dejar una presa casi idéntica o mejor, que se le harán cambios pequeños, pero la presa va, sí van a usar la infraestructura que ya estaba concluida, pero será un proyecto nuevo con nombre nuevo.

Los habitantes de la región y comunidades beneficiadas con la presa La Maroma, exigieron al gobierno tanto estatal como federal que cumpla con las promesas del término de los trabajos prioritarios que son el camino que conducen a La Maroma y un puente de acceso. Entre los acuerdos logrados está el compromiso de arreglar el camino de acceso al lugar de la construcción de la cortina de la obra y construcción del puente vehicular que se encuentra en el mismo lugar, por lo pronto. Asimismo se acordó que mañana viernes a las 12 del día, en las oficinas delegacionales de la Conagua en la capital del Estado, se llevará a cabo una nueva reunión con los interesados, con el fin de plantear el nuevo proyecto y de las aportaciones técnicas que se puedan hacer al mismo, con el objetivo de poder así afinar los detalles del  nuevo proyecto, donde les daría el avance que se tiene del mismo, que se está elaborando en la Ciudad de México en Conagua. En esa reunión se comprometió a estar presente el secretario general de Gobierno Alejandro Leal Tovías, quien les aseguró en la reunión de anteayer, que en la reunión de mañana en Conagua verían el asunto del arreglo del camino y puente con la titular de la Junta Estatal de Caminos.

La naturaleza del Altiplano potosino es de ser una zona árida y semiárida, ya que se habita en unidades geográficas y ecológicas donde predominan condiciones de sequedad extrema y cobertura vegetal reducida o casi ausente. Estas regiones presentan periodos secos muy prolongados, lluvias irregulares con promedios bastante bajos, lo que sitúa a esta parte del Altiplano en una región que urgentemente debe resolver el problema del agua potable para la vida, en razón de que tiene una población en el área de Matehuala, de 99,015 personas, según el último censo, entonces, la demanda de agua es un hecho que nadie puede negar, entonces, la construcción de la presa La Maroma vendría a resolvernos un grave problema de toda la vida, que ha sido la falta de agua en la región. Lo anterior es un hecho irrefutable, la necesidad de la construcción de la presa es de primera.

La deuda histórica que se tiene con la región tiene que ver con el compromiso firmado por Enrique Peña Nieto, ex presidente de la República, quien se comprometió a hacer esta obra, misma que no vimos terminada en su gobierno, ya que el 9 de mayo de 2012 el entonces candidato priísta les prometió y que en 2013 la Comisión Nacional del Agua (Conagua) anunció con una inversión de 423 millones de pesos, incluidas obras complementarias.

Finalmente el sexenio de Peña Nieto se acabó  y La Maroma no se terminó. La deuda gubernamental está pendiente y los habitantes del Altiplano no cejarán en su propósito de exigirle al gobierno, cuando menos, que cumpla su palabra, para no verse necesitados de parar el tráfico de la carretera. El gobierno debe cumplir, pues, es su compromiso. Nomás que lo cumplan y todos felices.

[email protected]