Edomex: represión a protestas y periodismo
14 septiembre, 2020
Mataron a Julio. Acallados 28 periodistas en 22 meses. ¿Cómo nos protegemos?
14 septiembre, 2020

Psicastenia otra vez

Luis Ricardo Guerrero Romero

Primero el derecho, es más fácil apoyarse con el pie más ágil, pasa lo mismo que con las manos, luego el izquierdo, ya afianzado el paso todo será un asunto mecánico. Lucir unas zapatillas no sólo implica tener buena pierna y firmeza, también es cosa de lateralidad, presencia, cosas de esas que en la casa no se enseñan y uno debe ir adquiriendo con el conocimiento, con la experiencia. Me repetía en mi mente.

Compré este par de zapatillas porque pienso que el debut de una nueva mujer es mejor con este tipo de calzado, sólo deseo agradarme a mí. Lo que piensen los otros y otras no es de mi incumbencia. Hay gente que sólo habla porque tiene boca, y aunque tienen cabeza no la usan para pensar lo que van a decir. Ser transexual es algo difícil cuando muchos alrededor observan con encono la vida, no hablo de la vida de los “trans” hablo de la vida en general. Las personas con rutinas mentales arcaicas suelen ser algo estrechas de mentalidad, no las juzgo, a veces tienen algo de psicastenia. O al menos eso es lo que desde mi punto de vista padecen esa clase de sujetos con los que por deber o por placer tuve contacto sexo-genital, y ahora que ya saciaron sus apetitos inhumanos, ahora me juzgan.

Pie derecho primero, luego el izquierdo, para aprender a caminar nuevamente con zapatillas y mi prótesis, pues una pelea de celos me dejó sin pierna y con la cadera desecha. Sabes que no te perdonaré individuo con psicastenia.

Las letras anteriores de modo somero nos platican la tragedia de un “trans” que habiendo sido víctima de la violencia quedó incapacitado, pero la incapacidad peor es la del tipo que le provocó tal tragedia. A ese a quien llama individuo con psicastenia.

Es interesante la psicastenia, y quizás varios de nosotros la tenemos y no lo sabemos, tal vez es otro tipo de pandemia inconsciente que se refugia en nuestra mente, reposando en una actitud de vigilia, no descansa del todo, y no despierta con fuerza.

Este adjetivo patología, pero que también puede ser usado como nombre femenino, es decir un sustantivo, es una herencia de la civilización helénica, no quiero decir que ellos la padecían o que hubiese registro de tal en aquel tiempo, sino que, es por la unión del sustantivo griego: ασθευεια (astheuia)> astenia, que significa: debilidad; más la unión de la vieja y socorrida palabra ψυχη: alma, mente. Lo que originó la idea de lo que hoy propongo varios hemos padecido, la psicastenia. Lo digo claro figuradamente, puesto que, si alguno de nosotros realmente se encuentra permeado por angustias, unas cuantas obsesiones, algún par de fobias, la tan frecuente abulia en los jóvenes, entonces, el dato no es una mera ilusión, pues si se vive así, entonces, entonces somos el criminal del relato anterior y padecemos psicastenia.

l.ricardogromero@gmail.com