Ahora, o quién sabe cuándo
1 marzo, 2019
Imes entregará reconocimiento a mujer potosina del año
1 marzo, 2019

Puebla: carta política contra Barbosa

  • Madre acusa, sin pruebas
  • Error de Jiménez Espriú
  • Chedraui, EPN, Moreno y Alonso

Julio Hernández López

La madre de la difunta Martha Érika Alonso Hidalgo lanzó ayer, sin mayores fundamentos que su dicho y su sentir, una grave acusación contra quien resulte responsable pero, en específico, contra el probable candidato reincidente de Morena a la gubernatura de Puebla, Luis Miguel Barbosa, a quien señaló de tener “las manos manchadas de sangre”, por lo cual su nueva incursión electoral sería “inadmisible y moralmente inaceptable”.

No hay, hasta este momento, nada que sustente la imputación hecha en un desplegado por Martha Erika Hidalgo, madre de la panista muerta junto con su esposo, el senador Rafael Moreno Valle (a quien mucho acusaron en Puebla de ordenar medidas represivas y mancharse las manos de sangre; Gobernador Bala que le decían, en referencia a una ley de uso de fuerza pública que impulsó y luego hubo de deshacer) en un incidente de helicóptero al que los indagaciones y diligencias realizadas hasta hoy mantienen en condición de accidente y las especulaciones de políticos panistas impulsan como algo más, como un hecho “provocado” (así lo ha estimado el dirigente de Acción Nacional, Marko Cortés).

La carta pública, dirigida al presidente López Obrador, a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero (quien ha mantenido una relación de amistad de décadas con los padres de la difunta Martha Érika) y a la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, puede ser entendida en el tenor del dolor y acaso desproporción que pueden ser naturales en una madre enfrentada a una tragedia de tales dimensiones./

Pero, en los hechos, la carta pública se convierte también en una carta política, pues resulta utilizable para tratar de desmontar de la aparente candidatura en curso al polémico Barbosa, quien ya está en precampaña por la candidatura del partido nacionalmente hegemónico, Morena, al igual que los otros aspirantes morenistas, Alejandro Armenta (impulsado este por Ricardo Monreal, en una nueva edición del pleito con Polevnsky) y Nancy de la Sierra, quien aspira a colarse, con bandera de género, entre el pleito seco de Barbosa y Armenta./Acción Nacional parece condenado a perder el bastión poblano (reino del huachicol y sus derivaciones para financiamientos políticos), pero aún faltan muchos episodios de esta sangrienta telenovela que no es regional, sino de interés y consecuencias nacionales.

Ayer mismo, por ejemplo, el secretario de comunicaciones y transportes, Javier Jiménez Espriú y uno de sus subsecretarios, Carlos Morán Moguel, tuvieron que salir al frente de una de esas pifias que muestran falta de oficio político y tremendo descuido en detalles de procesos delicados. El miércoles se conoció un documento oficial de la SCT en el que se determinaba la reserva durante cinco años de las grabaciones entre el piloto del helicóptero luego accidentado y la correspondiente torre aeronáutica de control.

Los panistas aprovecharon el regalo y reforzaron la versión de un “atentado” a partir de esa opacidad gubernamental. El presidente López Obrador, en la conferencia mañanera del mismo miércoles, anunció que todo tendría que ser transparentado. Y ayer se dio a conocer la grabación completa, al aire en la propia Mañanera. Y se informó a detalle de los avances hasta ahora logrados, sin que los periodistas presentes plantearan al final alguna duda firme y sustentada./

Uno de los detalles revelados en la mencionada Mañanera fue el hecho de que la pareja Alonso-Moreno-Valle abordó el helicóptero, en el que luego morirían, en el jardín de la casa de un personaje peculiar de la política y los negocios poblanos: José Chedraui, empresario de la industria textil, priista que ha ocupado diputaciones y cargos políticos derivados de tal militancia partidista, buen amigo de Enrique Peña Nieto (quien habría impulsado su carrera política y negocios) al mismo tiempo que lo era de la pareja Moreno-Valle-Alonso, según lo mencionado por Martín Hernández Alcántara, coordinador de información de La Jornada de Oriente, en un programa periodístico de Radio Centro.-

El excandidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional, José Antonio Meade Kuribreña, ha aceptado participar en el consejo de administración del grupo Alfa, donde le pagarán por año y por sesiones de consejo y de comités. Sus emolumentos se tasaron en función de las monedas de oro llamadas centenarios, ya sea mediante la entrega física de estas o de su equivalente monetario. Días atrás se informó que el mismo Meade estará en el consejo de administración de HSBC Holdings./

Los nuevos empleos de Meade Kuribreña tienen más relevancia política de la que una primera lectura supondría. En términos formales, el personaje que fue cinco veces secretario de gabinetes presidenciales debería estar al frente, de manera personal o colegiada, de la resistencia y planes políticos de un partido al que representó como aspirante a dirigir el país. Justamente cuando otros opositores al obradorismo se desgastan tratando de construir opciones de trapecismo denominables contrapesismo, el anterior abanderado del PRI prefiere pasar a las trincheras de los grandes capitales. En el Grupo Alfa, por ejemplo, tendrá como compañeros de asiento a Armando Garza Sada, Enrique Luis Castillo Sánchez Mejorada, Claudio X. González Laporte, Ricardo Guajardo Touché, David Martínez Guzmán, Alejandro Ramírez Magaña y Adrián Sada González.

 Nada le obliga, desde luego, a dar continuidad a un compromiso político (si es que lo hubo) o a laborar en determinadas condiciones. Pero mal parados deja a los priistas a los que hace menos de un año pedía que lo hicieran suyo. Y pareciera confirmar la impresión de que fue postulado justamente para aparentar una contienda frente a López Obrador, ya con Peña Nieto decidido a negociar impunidad transexenal./

Y, mientras en Washington la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, confirma en privado (los boletines de prensa dicen otra cosas, desde luego) la conversión de México en estación de resguardo de migrantes centroamericanos que Estados Unidos seguirá enviando a nuestro país mientras resuelve si les da asilo, ¡hasta el próximo lunes!a

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.