Localizan “viva y a salvo” a la activista Irma Galindo
20 noviembre, 2019
Enviará AMLO terna de mujeres para la Corte
21 noviembre, 2019
  • Titular de Sedena reitera lealtad
  • Manifestantes “encapsulados”
  • Viernes, ¿aprobarán presupuesto?

Julio Hernández López

Nunca fueron pronunciados el nombre y apellidos del general en retiro Carlos Gaytán Ochoa ni su famoso discurso del pasado 22 de octubre, en el que impugnó tan insólita como abiertamente la conducción política del presidente de la República. Pero el discurso dado ayer por el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, en el contexto del desfile conmemorativo de la Revolución Mexicana, fue una respuesta política, militar e incluso ideológica a aquellas palabras de Gaytán Ochoa que generaron preocupación y dieron pie a la aparición, en la narrativa oficial y en la mesa pública de discusiones, del tema de un eventual “golpe de Estado”.

El general Sandoval precisó ante el presidente López Obrador, ante la serie de especulaciones que iniciaron con la fallida operación de captura de un hijo del Chapo, Joaquín Guzmán, que las fuerzas armadas respaldan “su proyecto de gobierno con lealtad, profesionalismo y honestidad. Somos leales y guardamos profundo respeto a la institución presidencial que usted representa al haber sido elegido en un proceso democrático y transparente. Le refrendamos el principio esencial de las Fuerzas Armadas de ser siempre leales”.

Ataviado con el uniforme de gala de caballería, el general secretario dijo que los militares mexicanos están orgullosos y se sienten honrados con las nuevas encomiendas que la administración obradorista les está entregando, pues, dijo, “esos esfuerzos están encaminados a la transformación del México que usted dirige”. El contexto del discurso del portador de cuatro estrellas en su uniforme fue de abierto apoyo a la institución presidencial pero, de manera concreta, a esa conducción política que el antes mencionado general Gaytán Ochoa había criticado al asegurar que “en la actualidad vivimos en una sociedad polarizada políticamente, porque la ideología dominante, que no mayoritaria, se sustenta en corrientes pretendidamente de izquierda, que acumularon durante años un gran resentimiento”.

Gaytán había hablado ante la élite militar, en un desayuno en las instalaciones centrales de la Sedena, en términos de rechazo abierto a formas y fondo de lo que realiza el presidente López Obrador. Llegó a expresar que “nos sentimos agraviados como mexicanos y ofendidos como soldados”. En sintonía con grupos de gran calado, opositores al obradorismo, llegó a lamentar la ausencia de “contrapesos” ante las políticas de la llamada Cuarta Transformación.

Hasta ahora, el titular de la Sedena se había mantenido en una actitud silente que llegó a provocar versiones de que lo dicho por el general Gaytán en el famoso desayuno del mes pasado podría contar con cierta aquiescencia del alto mando militar. La respuesta de ayer, en un escenario institucional de primer nivel, ayudará a disolver dudas, si es que las hubiera, en el propio ámbito castrense y en facciones civiles que albergan la esperanza de acciones golpistas contra el poder ejecutivo federal.

El tema del presupuesto federal para 2020 sigue entrampado en la cámara de diputados. La presión de organizaciones campesinas de operación tradicional, en términos del esquema mantenido durante gobiernos priistas y panistas, no ha permitido sesionar en San Lázaro pero este viernes habrá de intentarse el desahogo del tema por la vía acostumbrada, es decir, en el salón de sesiones de esa cámara o en una sede alterna.

Ayer subieron los niveles de confrontación entre ciertos líderes de esas agrupaciones campiranas y la actual administración federal, luego que aquellos pretendieron movilizaciones masivas desde San Lázaro para irrumpir en el desfile cívico-militar que se organizó por parte del gobierno obradorista para conmemorar el inicio de la Revolución Mexicana. Fuerzas federales y capitalinas llegaron a encapsular a los grupos de manifestantes e impedirles el libre movimiento. Las negociaciones continúan y se espera que este viernes pueda al fin cerrarse este tenso tramo definitorio de la manera en que se gastarán los recursos públicos el año entrante. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.