La 4T, ¿sin suficientes cuadros propios?
19 agosto, 2021
Brutalidad del Talibán en las rutas que llevan al aeropuerto de Kabul
19 agosto, 2021

Ricardo Gallardo Cardona, ubicado entre dos situaciones ‘curiosas’

María Elena Yrízar Arias

Es públicamente sabido que el joven gobernador electo del estado de San Luis Potosí, ganó las elecciones del pasado 6 de julio con un buen margen, que sus adversarios políticos de la alianza “Sí por San Luis” han combatido jurídicamente tal triunfo, a través de varios recursos legales que inicialmente no les prosperaron, pero que finalmente han alcanzado el último recurso con las nuevas demandas de nulidad e impugnación ante la Sala Superior del Tribunal Federal Electoral, para que sean estudiadas de conformidad con lo dispuesto por la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral, para dictaminar en definitiva la resolución a este asunto en el pleno, antes de la fecha de la toma de posesión como gobernador constitucional del estado, posiblemente sea antes del 15 de septiembre próximo.

Este asunto jurídico y otros señalamientos que le hicieron a Gallardo provienen del Frente Ciudadano Anticorrupción, que demandó la urgente judicialización de todas las carpetas de investigación que se encuentran sin resolver en la Fiscalía General de la República y la misma Fiscalía General del Estado en contra del gobernador electo, José Ricardo Gallardo Cardona y piden se resuelva antes de que pudiera llegar a alcanzar la inmunidad constitucional como gobernador y el proceso sea más complicado. Según el documento del mismo Frente Anticorrupción, “la trascendencia de los asuntos que hoy deben atender el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y la Fiscalía General de la República va mucho más allá de simplemente hacer justicia contra un personaje como Gallardo Cardona. La resolución que determinen definirá hasta qué grado quienes están a cargo de la procuración de justicia están dispuestos a llevar la complicidad con quien atenta contra el estado de derecho, y dejará expuesta la verdadera voluntad de combate a la corrupción por parte del gobierno de la Cuarta Transformación, cuya principal promesa fue esa y acabar con la impunidad”.

También en el comunicado de referencia manifiestan la inconformidad de que “el acto protocolario de instalación de las comisiones de entrega y recepción de la administración pública estatal no tiene por qué abrir paso a privilegiar la incursión de personas ajenas a la información que custodian las dependencias, especialmente a la que tenga el carácter de reservada o confidencial, dado que en sentido estricto aún no se encuentran investidas como autoridades”.

Independientemente de lo anterior, también se sabe que Ricardo Gallardo, entre otras cosas, es aliado con el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, además de ser una estrategia inteligente, esto le dará ganancias políticas, así mismo lo ha hecho con la Iglesia católica, los empresarios, maestros, presidentes municipales y con cuanto grupo regional y local ha podido para consolidar su liderazgo; les guste o no a sus adversarios él está ejerciendo ese poder. La prueba está en que ha señalado con relación a la entrega-recepción del gobierno, que no solapará las corruptelas que encuentre.

Por otro lado, trascendió que el gobernador Juan Manuel Carreras dio instrucciones a todas las dependencias de su gobierno de que entregaran la totalidad de la documentación, “que no se guardaran nada, ni se lo llevaran”. Lo anterior, desde luego, es para evitarse problemas en un futuro, sobre los señalamientos de corrupción, que por cierto, nadie ha subido la voz y dicho “eh, no somos corruptos”.

Gallardo tiene oficio político, por ello está donde soñó llegar y ahora consolidará su liderazgo, apapachando a los diversos grupos de poder y dándoles jugada política, porque esos mismos grupos de poder, también han llegado a la conclusión de que “pues, ni modo”, “las cosas políticas han cambiado”.

Gallardo ya ha pactado hasta con Gabino Morales una alianza política de largo plazo que tan solo en los primeros 100 primeros días de su gobierno, permitirá sentar en SLP las bases de la 4T. Así que Gallardo, de alguna manera les dará jugada a todos, hasta los que creen que lo van a tumbar de gobernador electo, por no aceptar el triunfo en las urnas. Hasta ellos alcanzarán jugada.

Los que han dominado indudablemente el poder en el estado, a través de los diversos partidos y personajes políticos y organizaciones económicas, de los últimos 25 años, allí andan, con sus propias cuotas de poder y ante la necesaria estrategia de reconocer a Ricardo Gallardo como el nuevo hombre del poder, mientras saben que tiene la sombra protectora de “amor con amor se paga”.

Lo curioso de este caso es que Gallardo por un lado lo tratan de tumbar y por el otro, pues, tiene esa sombra protectora. Gallardo será el gobernador de San Luis Potosí, así lo decidió el pueblo. “También el pueblo tiene su inteligencia”.

mariaelenayrizararias@gmail.com