IMSS-Bartlett: que siempre no
14 mayo, 2020
«Ya estamos domando» la pandemia, dice López Obrador
14 mayo, 2020

Se acabó la incertidumbre; la reactivación es una buena señal

María Elena Yrízar Arias

La mayoría de las personas que hemos estado en nuestras casas siguiendo la indicación de guardar la sana distancia para no contagiarnos ni propagar el virus Covid-19 que se ha expandido en diversos estados del país, siempre cooperamos convencidos de que hacíamos un bien común en nuestra sociedad, pero, después de 51 días, la incertidumbre nos empezó a causar desesperación por no tener siquiera un dato que nos diera certeza sobre el futuro inmediato. Esta incertidumbre está íntimamente ligada con el aspecto económico. Estos dos aspectos, salud y bienestar social, son la base de nuestras vidas. Pero no sabíamos a ciencia cierta hasta cuándo estaríamos en esta situación de incertidumbre, que estaba afectando nuestras vidas. Estábamos agobiándonos.

La lucha cotidiana de los pueblos por la supervivencia es igual en cualquier parte del mundo, igual es su orgullo de identidad, su alegría, su esperanza, su visión es siempre hacia adelante. El anhelo de mejorar va siempre más allá, va más adelante que su propia alma, sabemos que el trabajo que desempeñamos para nuestro desarrollo es arduo. Para algunas personas les resulta fácil, pero para la mayoría es difícil, pero este aspecto no es tan importante, cuando el trabajo mismo le da sentido a la lucha cotidiana. Porque trabajar es nuestra vocación, para muchos es la razón de ser y para otros, hasta la propia vida.

El hecho de parar por 51 días nuestras actividades cotidianas ha sido muy difícil, y también el no saber hasta cuándo estaríamos así, nos causaba desesperación y ansiedad. Pero, lo bueno de esta situación es que ayer por la mañana se dio a conocer en la conferencia de prensa de la Presidencia de la República, en voz de AMLO, el plan de reapertura en lo productivo, social, cultural y económico, lo que se ha dado en llamar “el regreso a la nueva normalidad”. ¿Cómo vamos a iniciar esta nueva etapa? ¿En qué consiste? Dijo el presidente: Todos nos aprenderemos de memoria de este plan que se conozca. La información es fundamental, a fin de cuentas es la gente la que permite que tengamos buenos resultados para llegar a la nueva normalidad.

El plan es para adaptarnos a una nueva “normalidad” con claridad, seguridad y certidumbre; con un camino gradual, ordenado y cauto, que se manejará entre los principios de coordinar la vida y la salud.

En este plan, existe una primera etapa para el próximo lunes 18 de mayo, donde se abren las actividades en los llamados municipios de la esperanza, que no tienen ningún contagio del coronavirus. Los estados que retomarán primero las actividades son: Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas, Veracruz y Yucatán.

Una segunda etapa será sobre la preparación para reactivar las actividades de las ramas de construcción, minería, fabricación de equipo de transporte, que serán consideradas actividades esenciales. En una tercera etapa, se instalará un sistema de semáforos por regiones, para la reapertura de actividades sociales, educativas y económicas.

En el estado de San Luis Potosí hay 6 municipios sin contagios del coronavirus, tres de ellos ubicados en el Altiplano, como son Vanegas, Catorce y Charcas, asimismo el municipio de Lagunillas, de la zona Media, y dos de la Huasteca: Tanquián de Escobedo y San Antonio. Los que entrarían a desempeñar sus labores cotidianas el próximo lunes.

Por otro lado, tenemos el dato que en nuestro estado potosino suman hasta ayer 19 muertos y 364  contagios por Covid-19 y que las autoridades sanitarias seguirán combatiendo esta pandemia en todos los municipios donde se presenten los contagios, así tenemos que nuestro estado está considerado entre los menos contagiados del país, con un nivel de alerta baja, con tendencia baja de contagios.

En la rueda de prensa de ayer, el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras, dijo que se han perdido 12 mil 381 empleos en San Luis Potosí e hizo eco del plan para la “nueva normalidad”, lo que implicaría que reanude sus actividades a partir del 18 de mayo 30% de los trabajadores afiliados al IMSS, pertenecientes a la industria automotriz, más la industria minera y de la construcción.

Con relación a la materia escolar, el gobernador Carreras aseguró que no habrá regreso a clases presenciales en junio, a efecto de salvaguardar la salud de los estudiantes y el personal educativo. Lo cierto es que la jornada de sana distancia se mantiene al menos hasta el 30 de mayo, faltando sólo 17 días.

Mientras tanto, las personas mayores, los niños y enfermos crónicos con diabetes, hipertensión y los que padecen obesidad, que son los más vulnerables a enfermarse por contagio del Covid-19, deben seguir en sus casas.

Anoche, el doctor López Gatell dijo: sabemos que la Jornada Nacional de Sana Distancia es obligatoria en todo el país. Cuando termina la jornada nacional, pasa a las autoridades de los estados, como autoridad sanitaria deberán tomar decisiones respecto a las medidas de sana distancia que debe tomarse en sus regiones, a partir de los propios datos que les sirva de base para poder aplicar las medidas de sana distancia, en escuelas, parques, comercio, fábricas, entre otras. Esto será responsabilidad de las autoridades estatales y municipales, para cuidar la salud y la convivencia social. No debe sorprendernos que en algunos estados de los que no están afectados, tomen medidas inmediatas.

El gobernador de San Luis Potosí ya tomó las decisiones siguientes: Se mantienen las medidas de la Jornada Nacional de Sana Distancia hasta fines de mayo, y a partir del 1 de junio las medidas para la reapertura de actividades en los ámbitos económico, social y gubernamental, atenderán a las recomendaciones que establezca la Secretaría de Salud Federal por medio del mecanismo de semaforización que la misma hará del conocimiento de nuestro estado de manera semanal.

Indiscutiblemente que abrir los espacios le corresponde al estado y los municipios, ya que tienen una de las tareas más complicadas entre cuidar la salud ciudadana y el bienestar social que tiene que ver con el aspecto económico y la productividad. Esperemos que la reactivación se dé exitosamente. Total, el 1 de junio se termina la Jornada Nacional de Sana Distancia.

mariaelenayrizararias@gmail.com