Esteban Moctezuma Barragán, descendiente de potosinos distinguidos, será embajador
17 diciembre, 2020
Informalidad movió una cuarta parte de la economía en 2019: Inegi
17 diciembre, 2020

“Sinergías” de Moctezuma y Azteca

  • Transfirió orquestas a SEP
  • Banxico, dólares y embajada
  • Dos semanas de descanso

Julio Hernández López

En plena polémica, incluso internacional, por la pretensión de modificar la ley del Banco de México para obligarlo a comprar excedentes de dólares en bancos que no puedan ser devueltos a su país de origen (modificación que beneficiaría de manera primordial a Banco Azteca), el presidente de la República anunció ayer en su conferencia matutina de prensa que su carta para la embajada de México en Estados Unidos es Esteban Moctezuma Barragán, actual secretario de Educación Pública y, antes y durante dieciséis años, presidente de la Fundación Azteca.

Esteban inició su carrera política de la mano de Francisco Labastida Ochoa, con quien fue secretario de administración en el gobierno de Sinaloa, y estuvo a punto de cerrar esa carrera (que incluyó cargos relevantes en los gobiernos de Carlos Salinas de Gortari y, sobre todo, de Ernesto Zedillo Ponce de León) cuando el propio Labastida, de quien fue coordinador de campaña presidencial en 2000, se convirtió en el primer abanderado priista de ese nivel en ser derrotado.

En 2002, distanciado de la política partidista, aceptó una invitación híbrida para aprovechar sus relaciones políticas y manejar una propuesta “social”. Ricardo Salinas Pliego lo hizo presidente de la Fundación Azteca, “el principal brazo social de Grupo Salinas, que por más de 20 años ha creado valor social, ambiental, educativo y cultural a través de programas de alto impacto, sinergias con el sector público y los ciudadanos de México” (https://bit.ly/2WpyoIa ).

Entre otras sinergias que se lograron durante el paso de Moctezuma en el equipo de Salinas Pliego estuvieron las relacionadas con los apoyos presupuestales de gobiernos estatales y federales, congresos y empresas públicas para programas de la fundación televisiva, de manera muy marcada en las orquestas juveniles denominadas Esperanza Azteca.

“La falsa filantropía de Salinas Pliego” fue documentada en Quinto Elemento Lab a través de una larga investigación de Carmen García Bermejo, editada por Ignacio Rodríguez Reyna y dada a conocer en junio de 2018: “Las donaciones y aportaciones hechas durante una década por los gobiernos y el Congreso a la Fundación TV Azteca suman al menos mil 700 millones de pesos y han corrido a la par de un drástico recorte al presupuesto público destinado a la cultura” (https://bit.ly/34mXOKZ ).

En enero del año por fenecer, la misma reportera García Bermejo reveló que “desde noviembre pasado, las orquestas Azteca se llaman Orquestas Nueva Escuela Mexicana (ONEM) adscritas a la SEP, y sus principales directivos ya han brincado de esa fundación privada a la dependencia pública” (“El gobierno de AMLO rescata las orquestas de Salinas Pliego”: https://bit.ly/3reB7ma )

Agregó la periodista que “una semana antes de que AMLO tomara posesión como presidente de México firmó un convenio con Salinas Pliego para ‘poner en marcha un programa de 300 orquestas y coros con al menos 80,000 participantes’; a dos meses de iniciado su sexenio, el presidente dio la orden de suspender donaciones a todas las asociaciones civiles que recibían recursos públicos; la SEP anunció en julio la creación de la Dirección de Educación Musical y Orquestas Escolares con el “método de las orquestas Azteca” y, en agosto, la Fundación Azteca transfirió sus 83 orquestas a la estructura de la SEP”.

Con independencia de la valoración de lo hecho por Moctezuma en Educación Pública, que especialistas bien reconocidos califican negativamente, y a reserva de que avancen tanto los trámites diplomáticos y del poder legislativo para la embajada, como el resultado de la modificación en el Banxico, pospuesta unas semanas pero con la intención de aprobarla con algunas modificaciones menores, cabe preguntarse cuáles otras “sinergías” podrá lograr Esteban desde Washington a favor del Grupo Salinas, sea en pesos o en dólares. ¡Hasta mañana, última entrega de esta columna en el año, para reanudar el 4 de enero; gracias a los lectores y lectoras por el acompañamiento en este difícil 2020!