Inauguran exposición por aniversario del Museo Tamuantzán en Ciudad Valles
23 enero, 2020
Continúa el pronóstico de chubascos y fuertes vientos para SLP
24 enero, 2020

¿Trascenderá la marcha Sicilia-LeBarón?

  • El corazón de Muñoz Ledo
  • Golpes a migrantes
  • Morena y su congreso 

Julio Hernández López

El primer día de la Caminata por la Paz reiteró las posturas declarativas de sus principales dirigentes, Javier Sicilia y Julián LeBarón: el diagnóstico duro de la realidad que se vive en un país con amplias regiones y múltiples actividades afectadas por el poder del crimen organizado y la insuficiencia de las medidas de los diversos niveles de gobierno para enfrentar tales poderes criminales.

A pesar de tal realidad y tal insuficiencia, no ha concitado tal Caminata una gran cuantía participativa. A semejanza de otras convocatorias que en uno u otro tono pretenden urgir al gobierno obradorista a tomar determinado rumbo o a corregir determinadas rutas (en particular, ahora se ha insistido en que no es una manifestación contraria a López Obrador), la marcha en mención ha sido particularmente efectiva en producción de material para consumo de los medios de comunicación.

Cierto es que la atracción mediática hace que la atención se centre en los dos personajes principales, Sicilia y LeBarón, pero ha de decirse que también participan otros ciudadanos respetables y representantes de legítimas organizaciones de defensa de derechos humanos y de búsqueda de desaparecidos. También se han asomado algunos personajes con historiales polémicos o francamente descalificados./

La marcha habrá de llegar a Palacio Nacional en busca de una audiencia que el presidente de la República ha adelantado que no será personalmente con él sino con miembros del gabinete de seguridad. Ya se verá si, como nueve años atrás, cuando emprendió una caminata similar en propósitos pero no en número de asistentes ni expectativa nacional, el nuevo esfuerzo de Sicilia y LeBarón queda en una expresión simbólica de desahogo o alcanza niveles de organización cívica persistente y de eventuales derivaciones políticas mayores.

Es de suponerse que Morena habrá terminado ayer de salirse del corazón anímico del pluripartidista multilaboral Porfirio Muñoz Ledo, actualmente diputado federal, a quien los compañeros de su mismo partido actual le aplicaron este miércoles una aplanadora de votos para impedir que presentara a la presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Piedra Ibarra, un video que mostraba el “salvajismo” utilizado en la frontera sur mexicana por miembros de la Guardia Nacional contra migrantes provenientes de Centroamérica.

Corazón plenamente salido ha de ser, pues a los hechos originalmente denunciados por Muñoz Ledo se sumó ayer otra jornada violenta de militares mexicanos contra viajeros centroamericanos. En un intento más por adentrarse en territorio mexicano, migrantes sufrieron golpes,  maltratos y gases lacrimógenos por parte de las fuerzas federales encargadas de contenerlos. El corazoncito retórico de Muñoz Ledo había calificado hechos de esa índole como “salvaje represión de migrantes”.

Otros morenistas también experimentan pulso político acelerado, pues está predestinada al litigio judicial la reunión que este domingo tendrá una facción del partido en el poder para tratar de deshacerse de Yeidckol Polevnsky. Ya el tribunal electoral federal ha emitido una resolución unánime que se ha interpretado como invalidación de este congreso nacional extraordinario, pero la sección que apoya a Bertha Luján habrá de realizarlo.

El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna dejará de estar enmedio de habladurías y señalamientos políticos a causa de su segundo apellido. Ya no tendrá bajo su responsabilidad el expediente de Rosario Robles Berlanga, la exsecretaria del gobierno peñista que años atrás fue compañera sentimental del empresario argentino Carlos Ahumada, quien aportó a políticos opositores a Andrés Manuel López Obrador el material grabado que dio pie a los videoescándalos en que fue captado René Bejarano recibiendo fajos de dinero. Siendo su tía Dolores Padierna, compañera de Bejarano, mucho se ha hablado del posible conflicto de interés del citado juez, quien ahora pasará a otro encargo dentro del propio poder judicial, como juez administrador del Centro de Justicia Penal Federal en el Reclusorio Sur. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.