Ni harpías, ni antifeministas
30 noviembre, 2020
El Mecanismo de protección y los periodistas más vulnerables necesitan auxilio urgente
30 noviembre, 2020
  • Pandemia y economía
  • Opositores, ayer y hoy 
  • Ironía de boda en Malinalco

Julio Hernández López

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Baja California hizo aflorar ante él una parte del grave desorden político y social que ha causado Jaime Bonilla, impulsado a gobernar aquella entidad justamente por quien vive en Palacio Nacional. Bonilla ha desatendido múltiples problemas, ha mantenido una actitud burlona, rijosa y persecutoria, y la acumulación de pendientes, agravios y abusos estalló en esta complicada gira presidencial.

El final de esa visita sucedió en Tijuana, en una colonia popular llamada Xicoténcatl Leyva Mortera, virtualmente el último de los gobernadores priistas que hubo antes de las tres décadas de dominio panista. En realidad, el priista que entregó el poder al panista Ernesto Ruffo Appel fue Óscar Baylón, quien estuvo como gobernador sustituto durante casi diez meses, luego que Leyva Mortera pidió licencia al cargo, estigmatizado por Carlos Salinas de Gortari a causa de que en aquella entidad fronteriza el ganador oficial de las elecciones presidenciales en 1988 había sido, por poco margen, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

En Tijuana, López Obrador se refirió a lo que ha vivido a lo largo de dos años de gobierno, que se cumplen formalmente en el primer minuto de este martes: «no ha sido fácil, porque enfrentamos la pandemia, la crisis económica y enfrentamos a los conservadores que querían mantener el mismo régimen de corrupción y de privilegios» (https://bit.ly/3mg5ghX ).

De la cerrada oposición a su gobierno ha de asumirse que ha sido natural y proporcional. Era sabido que los contrarios a sus políticas harían cuanto fuera necesario para obstruir el proceso gubernamental obradorista, así como con todo tipo de maniobras, incluyendo las más sucias, impidieron que llegara a la silla presidencial en dos elecciones anteriores. Y la reacción a las acciones andresinas es correspondiente a la aritmética de su triunfo en urnas, al poder expansivo que ha desarrollado, al hiperactivismo personalizado y a la prevalencia de una popularidad mayoritaria.

Pero en el curso del proyecto amlista se atravesaron, como en todo el mundo, la pandemia y sus graves consecuencias económicas. Con ello se erosionaron las posibilidades de avanzar en un cincelado de lo que aún se denomina Cuarta Transformación. Con errores y aciertos específicos, en la proporción que las fobias o filias sugieran a cada cual respecto a la gestión obradorista, en este panorama mundial y nacional a la baja han de inscribirse tanto el análisis de lo hecho hasta hoy como las perspectivas del resto del sexenio. Dos años ya; quedan cuatro.

Desde Malinalco, Estado de México, han llegado a esta columna reportes de la celebración de una peculiar fiesta en la que participaron unos doscientos invitados. El motivo de la reunión, en tiempos que demandan precauciones al máximo por el covid-19, fue la boda de la hija de Pablo González Guajardo, director general de Kimberly Clark, hijo de Claudio X. González Laporte y hermano de Claudio X. González Guajardo.

Conforme a tales reportes de ciudadanos, en el festejo se estableció originalmente una división de mesas y asientos para dejar de un lado a las personas de mayor edad y, aparte, a los jóvenes, aunque ya entrada la fiesta terminaron en la pista de baile unos y otros.

La convocatoria y organización de esta celebración correspondió a los nuevos esposos, quienes son mayores de edad, y no a sus familiares. Aunque resulta irónico que a ese ámbito tan cercano por vía consanguínea no hayan llegado los mensajes, críticas y advertencias de personajes como Claudio X. González Guajardo, impulsor de Sí por México (y otras agrupaciones opositoras al actual gobierno federal) que constantemente arremete contra el obradorismo por su presunta culpa en materia de control de los contagios por covid-19. Según los mensajes enviados por pobladores de aquel lugar, en la fiesta también habría estado el dueño de una de las principales empresas de exhibición de películas en salas cinematográficas. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.