Huasteca, la zona más afectada por la sequía, reporta Conagua
26 abril, 2017
Confirma Trump plan de reducir impuestos a 15%
26 abril, 2017

Coepris decomisa y destruye 21 kilos de productos del mar

Fotografía: César Rivera.

Durante el operativo implementado por la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) se aseguraron y destruyeron 21 kilogramos de productos del mar.

Debido al incremento en el consumo de productos del mar durante la temporada de Cuaresma, la Secretaría de Salud, a través de la Coepris, implementó del 27 de febrero al 23 de abril el programa de Cuaresma 2017, a través del cual se intensificaron las acciones de vigilancia sanitaria, monitoreo y fomento sanitario en restaurantes de mariscos, pescaderías, ostionerías, así como a expendios de agua purificada.

La Secretaría de Salud señaló que la vigilancia y control sanitario a expendedores de productos del mar, así como a plantas purificadoras de agua, incluyendo las de tipo exprés, se realiza de manera permanente durante todo el año, sin embargo tienden a intensificarse en temporadas como Cuaresma.

Para el programa de Cuaresma 2017 participó personal de las siete jurisdicciones sanitarias del estado, el cual realizó un total de 620 verificaciones sanitarias a expendedores de productos del mar y 230 verificaciones a purificadoras de agua, además de 406 muestreos tanto de agua purificada, hielo, pescados y mariscos, lo que derivó en el aseguramiento y destrucción de 21 kilogramos de productos del mar, ya sea por no demostrar el origen del producto, o bien, por encontrarse en condiciones inadecuadas de conservación.

Asimismo, se aplicaron cuatro suspensiones temporales de actividades, de las cuales tres corresponden a purificadoras de agua y una a una fábrica de hielo.

La Secretaría de Salud recomendó a la población que al momento de la compra de productos del mar observe que éstos se encuentren en refrigeración o congelados, que la cama de hielo en la que se encuentran se perciba limpia, sin tierra, rastros de sangre o vísceras que puedan contaminar el producto, además que el personal que despacha presente una apariencia limpia; por lo que respecta al agua purificada, esta debe estar sellada y no observarse partículas al interior del garrafón.

La dependencia refirió que es importante que los productos del mar estén frescos para evitar alguna enfermedad gastrointestinal, por lo que sólo se debe adquirir aquel pescado que presenta los ojos húmedos, brillantes y cristalinos, que su piel está firme, con brillo y las escamas bien adheridas, y su olor sea a mar. Por lo que respecta a ostiones, almejas o mejillones, hay que adquirir aquellos que tengan la concha firmemente cerrada.

JSL
JSL