Bernardina “vendió” a los burócratas, acusa SERTGE
7 noviembre, 2016
Empresarios podrían proveer de purificadoras al ayuntamiento
7 noviembre, 2016

Cofepris no ha autorizado reapertura del rastro, reconoce ayuntamiento

Angélica Campillo

A más de un mes de que la Comisión Federal para la Protección con Riesgos Sanitarios (Cofepris) clausurara la línea de bovinos del rastro municipal, el director de Servicios Municipales del ayuntamiento capitalino, Adrián Tercero Nava, reconoció que todavía no hay fecha establecida para la reapertura del espacio, aunque únicamente están en espera del dictamen final que expida la instancia. No obstante, el alcalde Ricardo Gallardo Juárez mencionó que en ese lapso este centro de matanza ha registrado 50 por ciento de pérdidas económicas.

El funcionario municipal dijo que están a la espera del dictamen que emita la Cofepris para la apertura de la línea de bovinos del rastro municipal, y refirió que el ayuntamiento ya envió todas las requisiciones que les fueron solicitadas, sin embargo, indicó que “no sé los trámites y evaluaciones que ellos tengan que realizar, pero yo espero que en breve estemos operando de nuevo”.

Respecto a las pérdidas que ha sufrido el ayuntamiento debido al cierre parcial del rastro, Tercero Nava aseveró que la situación es entendible y la pérdida es en cuanto al servicio proporcionado, que no están dando: “no es un valor que se recupere, pero es una deficiencia en el servicio”, sostuvo.

Agregó que con el cierre del rastro, más que afectaciones, van a salir beneficiados, puesto que se están estableciendo otros patrones que no se habían podido implementar porque necesitaban la colaboración de los introductores, ganaderos y engordadores, quienes ahora se están viendo en la necesidad de inscribirse ante la Secretaría de Sanidad Animal, que depende de la Sagarpa, para certificarse como productores confiables, porque de no cumplir con este requisito no podrán introducir las cabezas de ganado a este centro de matanza, por lo tanto “la carne con clembuterol no va a llegar a la población y en vez de tenerlo como una pérdida véanlo como una utilidad: beneficiamos a la salud pública”.

Por separado, el alcalde de la capital, Ricardo Gallardo Juárez, consideró que fueron demasiado drásticas las acciones de la Cofepris al haber clausurado el rastro municipal, pues este centro de matanza no es culpable de que los engordadores utilicen clembuterol en las reses, y en un momento dado deberían haberlas confiscado o quemado, “pero el rastro qué tiene que ver”.

Para concluir, puntualizó que, al sólo estar trabajando la línea de porcinos, podría decirse que ha habido 50 por ciento de pérdidas económicas, ya que de entrada se paga el salario de todos sin que estén trabajando.

JSL
JSL