Más punk que nunca: Quemarán recuerdos de Sex Pistols en Londres
Más punk que nunca: Quemarán recuerdos de Sex Pistols en Londres
24 noviembre, 2016
'Otto' toca tierra en Nicaragua
‘Otto’ toca tierra en Nicaragua
24 noviembre, 2016

Congreso desecha iniciativa para permitir matrimonios igualitarios

matrimonios igualitarios PRD presenta inciativa para reconocer matrimonio gay

Jaime Nava

Sin discusión, con 21 votos a favor y tres en contra, diputados locales avalaron el dictamen que desecha la iniciativa ciudadana que reformaría los artículos 15, 105 y 133 del Código Familiar del Estado para permitir los matrimonios entre personas del mismo sexo a pesar de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación ha reiterado que son discriminatorios e inconstitucionales los códigos que sostienen que el matrimonio es la “unión legal entre un hombre y una mujer”, como lo establece el código familiar de San Luis Potosí.

La comisión creada ex profeso para resolver la iniciativa presentó el dictamen para desechar la propuesta con el argumento de que la iniciativa sobre matrimonios igualitarios “carece de elementos o datos específicos que justifiquen la existencia de dicha necesidad de forma particular en nuestro Estado”. Los únicos legisladores que votaron en contra de desechar la iniciativa fueron Jesús Cardona Mireles, Dulcelina Sánchez de Lira y Lucila Nava.

Es la segunda vez en menos de tres años que el Congreso evita facilitar las uniones entre personas del mismo sexo. Durante la LX legislatura anterior, en mayo del 2014, se presentó la iniciativa para regular el matrimonio igualitario; sin embargo los diputados postergaron la discusión del tema y prácticamente lo heredaron a la actual legislatura.

“Exclusión, legado de severos prejuicios”: Red Diversificadores Sociales

La Red de Diversificadores Sociales A.C, uno de los grupos que promovieron la iniciativa a favor del matrimonio igualitario manifestaron que la razón por la que las parejas homosexuales y lésbicas no han gozado de los mismos derechos que las parejas heterosexuales no ha sido por “descuido  del órgano legislativo, sino por el legado de severos prejuicios que han existido” a lo largo de la historia en su contra.

Resaltaron que en San Luis Potosí, a la fecha se han casado más de 25 parejas y existen por lo menos 60 amparos ganados, cuatro de los cuales se promovieron de forma colectiva. “Si esto nos resulta poco, el censo de 2010 del INEGI menciona que existen 229 mil 473 hogares formados por parejas del mismo sexo de los cuales, 172 mil eran de parejas homosexuales y lesbianas con hijos”.

Y consideraron que algunos integrantes del poder legislativo tienen miedo a que los niños crezcan dentro de familias homoparentales porque pueden “volverse gais o lesbianas”; sin embargo, aseveraron que los diputados “siguen sin considerar que prácticamente todas las personas LGBT nacieron en el seno de una familia heterosexual. Es decir, el tener papá y mamá, o sólo papá o sólo mamá o sólo abuelos o dos mamás”, lo que no es una situación determinante para definir la orientación sexual.

Por esa razón manifestaron su descontento con la determinación de rechazar la iniciativa y se pronunciaron a favor de la inclusión. “Todas las personas nacemos libres e iguales en dignidad y derechos, y nuestra obligación es guardar y hacer guardar la constitución, que no se nos olvide”, sentenciaron.

Decisión “histórica a favor de la familia”: Frente Nacional por la familia y Consejo Coordinador Ciudadano

Por medio de un comunicado, el Frente Nacional por la Familia  y el Consejo Coordinador Ciudadano se dijeron satisfechos y felicitaron a los diputados por “haber hecho eco del sentir de la mayoría del pueblo potosino al rechazar la iniciativa para modificar el concepto del matrimonio”, además calificaron la decisión como “histórica” ya que, aseguraron, sienta las bases para que el ciudadano pueda participar y ser escuchado.

Consideraron que cuando la sociedad civil “sin odio y en paz” se organiza, puede modificar el rumbo de las políticas públicas y anunciaron que mantendrán interlocución con actores políticos y sociales para perfilar instrumentos que “apoyen y beneficien a la familia integralmente y no de manera parcial o fragmentaria”.