Peña toma hoy protesta a nueva dirigencia de Concanaco-Servytur
Médicos especialistas no quieren trabajar en zonas rurales: Salud
1 febrero, 2016
Contagio
1 febrero, 2016

Denuncian agresión a pequeña de 7 años en la Rafaela Argániz

Jorge Torres

A través de redes sociales, una madre denunció que su pequeña hija de 7 años de edad, quien tiene síndrome de Down, fue golpeada en la escuela de Educación Especial Rafaela Argániz, por un joven de 15 años, del mismo plantel. Por ello, los padres de la menor denunciaron la negligencia y falta de ética de la institución, ya que ni la directora ni la maestra les avisaron cuando sucedieron los hechos.

Mencionaron que ya acudieron a las Secretaría de Educación del Gobierno del Estado, la Procuraduría para la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia y la Comisión Estatal de Derechos Humanos a poner una queja contra las autoridades del plantel.

En entrevista, los padres, quienes pidieron permanecer en el anonimato, señalaron que todo ocurrió el miércoles de la semana pasada. La madre señala que siempre recoge a su hija a las tres de la tarde, pero esta vez le hablaron como dos y media para que fuera rápido, fue cuando llega a la escuela que le informan de la situación.

“La maestra Érika, quien es la encargada del grupo, me habla y me dice que es necesario que vaya a recoger a la niña, me dice que mi hija tiene un rasguño, llegó y lo primero que me dice la maestra es ‘tu sabes que esta es una escuela de riesgo, tu sabes que aquí tenemos niños con todos los problemas neurológicos’, me pasan a la dirección y es ahí donde veo a mi hija sola, sentada, con su mochila, y yo la veo muy golpeada de su cara, muy morada de su ojito, mi hija me abrazó y le pregunto qué pasó, y ya me dice que un compañero la golpeó”, señala la madre de la menor afectada.

Indicó que al pedir una explicación de lo ocurrido la maestra Érika le dijo que un niño más grande, de 15 años, había agredido a su hija, después le muestran un video en donde se ve lo que ocurre: cerca de las 11:20 de la mañana, se ve a los niños en el jardín, en donde el muchacho agresor andaba molestando a los niños, pero la cámara que lo graba, está fija; la maestra estaba sentada “cuidando” al grupo; en un momento se ve a la menor agredida cruzando el jardín hacia su maestra, algo le dice, se regresa y cuando lo hace el muchacho la sigue, se pierden en la imagen, pero pasa el tiempo y después se ve que otra maestra va con los dos niños de la mano, casi a la mitad del jardín, es cuando la maestra Érika se levanta y corre hacia los niños, ahí son 11:29 de la mañana.

“Es todo lo que se ve en el video, hay más cámaras pero a lo mejor no quisieron mostrarme el video del otro lado, les dije que por qué no me habían hablado en ese momento y me dice no lo hicieron porque ‘estaban tomando decisiones’. Cuáles, si yo soy la madre, yo tenía que estar aquí, consolándola, ella me necesitaba a mi, a su papá”, comentó la madre, quien señaló que la maestra Érika le dijo que había aplicando árnica la niña, porque estaba “más marcadita de la cara”.

Asimismo lamentó que ninguna maestra le diera más información, ya en la tarde de ese miércoles, “nadie nos atendió, ninguna autoridad durante todo el día”, ya hasta que compartió las imágenes de la agresión por redes sociales fue que la directora se comunicó con ella, fue cuando le dieron importancia a la situación. “Oye, vi las fotos, ven a hablar, no te voy a llevar a la niña le dije, fui con la directora al día siguiente, estaba muy preocupada, casi con lágrimas nos suplicó que dejáramos a la niña, que ella iba a implementar acciones, que había sancionado a la maestras responsables, pero el gran problema es que no me hablaron a tiempo, hubiéramos hecho algo a tiempo, igual y conciliamos, nadie la llevó al doctor, nosotros la llevamos, ya no vimos a los padres del otro joven, la escuela corrió con los gastos médicos, pues la escuela no quiso pasarme los datos de la familia”, dijo la madre de la menor.

“Mi hija amaneció mal, durmió mal, tuvo como pesadillas, le dije que ya no iba ir a esa escuela y me agradeció, me abrazó, la niña estaba mal en los primeros dos días después de la agresión, tratamos de estar con ella para apoyarla, pero ya está mejor. No pedimos nada, sólo que las autoridades verifiquen lo que pasó y que apliquen las sanciones que consideren, nosotros no queremos nada, actuamos porque nos duele mucho lo que le pasó a nuestra niña, pero nosotros queremos hacer del conocimiento de los demás padres para que tengan cuidado y no les pase esto”, señalaron los padres, los cuales reconocieron las cosas buenas de la escuela, una excelente escuela en atención a pequeños con síndrome de Down, pero “esta situación no podían pasarla por alto”.

JSL
JSL