Gallardo recibe a directivos de la empresa francesa Suez Environnement
12 febrero, 2017
Gobierno estatal pone en marcha “Reto San Luis emprende”
12 febrero, 2017

Director de Costanzo pide instaurar la fiesta nacional del chocolate

El director general de la Fábrica de Chocolates y Dulces Costanzo, Gerardo Díaz Infante Kours, consideró un gran acierto del gobierno del Alcalde Ricardo Gallardo Juárez la realización de la Fiesta Nacional del Chocolate y le solicitó que este evento se instaure cada año para fortalecer a la industria chocolatera y promover a la capital potosina a nivel nacional e internacional.

Con 87 años en el mercado, la marca Costanzo se ha consolidado como una empresa en constante crecimiento y que proyecta a San Luis Potosí, por lo que Díaz Infante Kours aseguró que la Fiesta Nacional del Chocolate es pionera en el país y su objetivo es dar a conocer uno de los legados más grandes que dio México al mundo.

El empresario potosino afirmó en entrevista que este evento es una excelente estrategia ante la situación que enfrenta México con Estados Unidos, “ahora que estamos volteando a vernos a nosotros mismos, a lo que producimos en casa y a los valores nacionales, el chocolate es un producto que debemos promover en el mercado mexicano y fuera del país”.

Destacó la dinámica de la administración que encabeza Ricardo Gallardo Juárez para fomentar el consumo local, por lo que solicitó que la Fiesta Nacional del Chocolate se realice  anualmente y poco a poco se vaya consolidando como un atractivo turístico y tenga una mayor afluencia de visitantes del interior del país y del extranjero.

Díaz Infante resaltó la importancia de que la ciudadanía conozca al chocolate como un producto bondadoso y saludable, con grandes propiedades, hay que superar la idea de que tiene un alto contenido calórico, consumido con moderación es de gran provecho y deleite, y la Fiesta Nacional del Chocolate contribuye a impulsar a la industria local del ramo.

Costanzo fue fundada en 1935 por el italiano José Costanzo Navazzotti en la calle de Galeana, con una inversión de 20 mil pesos, cuatro empleados, un molino manual y un quemador. Con el paso de los años, el esfuerzo y visión de don José, la empresa se convirtió en un emblema potosino. A su fallecimiento en 1966, su viuda María de los Ángeles Palafox y su hijo Luis Costanzo Palafox, se hicieron cargo de la fábrica que este año cumplió 85 años.

En 1998, Luis Costanzo Palafox se asoció con la familia Díaz Infante, “relación que evoluciona positivamente” y ha propiciado un crecimiento notable de la producción y comercialización de la marca, con la apertura de sucursales en diferentes ciudades del país.