Investigan venta de recetas e incapacidades apócrifas
27 abril, 2016
UASLP no ha recibido subsidio para cuotas, asegura Villar Rubio
28 abril, 2016

Justifica Priego Rivera rigor excesivo de parte de profesores

justicia violencia

Jorge Torres

El vocero del arzobispado de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, dio a conocer que habló con el vicario general de la Diócesis de Ciudad Valles sobre el caso de acoso escolar de un joven preparatoriano por parte de un sacerdote que es docente, quien era especialmente duro con el muchacho.

Sin embargo, dijo desconocer los detalles del caso, y consideró que “se debieran analizar los detalles. Creo que Derechos Humanos está averiguando, en ese sentido lo dejamos a a su averiguación”, asimismo puntualizó que serán las autoridades correspondientes las que determinen si ese rigor es injustificado, por lo que se aplicaría la sanción que la ley contemple, y a nivel eclesial se le haría un llamado al sacerdote para que cambie sus actitudes, o bien podría ser hasta retirado de la docencia.

“A nivel eclesial por supuesto que se hará un llamado si se comprueba como injustificado este actuar del sacerdote”, sentenció Priego Rivera, quien expuso que estas acciones de la Iglesia se darán una vez que se concluyan las investigaciones que acrediten que el padre procedió de manera errónea, pero aclaró que también hay que considerar cuál es el estatus y la situación en el sistema educativo, como la relación entre maestro y alumno, además de los distractores que muchas veces llegan a molestar a los profesores que hacen que tengan reacciones de este tipo.

Destacó que la relación maestro-alumno se ha vuelto muy difícil porque años atrás todavía los estudiantes no tenían teléfonos celulares ni Ipods ni Ipads, pero actualmente muchos docentes se quejan de que parece que en sus clases “hablan al aire” porque los jóvenes están contestando mensajes, y esto es desesperante para un profesor, aunque subrayó que esto no justifica el acoso escolar ni el rigor excesivo.

De la misma forma, insistió en que “sí tendríamos, como sociedad, que hacer un planteamiento sobre que nuestros jóvenes están muy distraídos, incluso en clase. Creo que se tiene que hacer algo al respecto”, y reconoció que incluso en misa les pasa cuando suenan los celulares: “te sientes como frustrado”.

Para finalizar, garantizó que la Iglesia estará atenta al desarrollo de las investigaciones en torno a este caso de acoso escolar, pero dejó en claro que se tiene que investigar de forma correcta para que se compruebe si efectivamente hubo un excesivo rigor del profesor, aunque reiteró que la Secretaría de Educación Pública debe dialogar sobre la posibilidad de desconectar a los jóvenes durante el tiempo que duren las clases para evitar que los profesores tomen actitudes rigoristas ante la falta de atención de los estudiantes.

JSL
JSL