Manifiesto por la vida y en defensa de nuestros territorios
28 marzo, 2016
Realizan segunda edición del Mercadillo
28 marzo, 2016

Párroco de la Anunciación pide que se comprueben señalamientos en su contra

Jorge Torres

“Él pide que se le demuestre, entonces uno tiene que tener la paciencia y llegar a que se demuestre los hechos porque sucede que se dice y cuando comienza uno a llamar nadie quiere declarar, en tanto ya dañaron”, manifestó el arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero, respecto a las acusaciones de abusos, desatenciones, escándalos y hasta una supuesta denuncia de abuso sexual en contra del párroco de la iglesia de la Anunciación, Margarito Sánchez.

Asimismo, reiteró que ya habló con el sacerdote señalado y se llegó a “un acuerdo” que en su momento se dirá, y adelantó que podría ser en dos semanas cuando se determine sobre este asunto, en el cual el implicado pide se demuestre lo que se le acusa.

Cabrero Romero relató que le mostraron el volante que anda circulando en donde se acusa al mencionado sacerdote de varios abusos, y declaró que como Iglesia no deben hacerse de oídos sordos ni mucho menos andar encubriendo a nadie, aunque también señaló que si hay estos hechos se deben denunciar ante la autoridad civil y la eclesiástica, porque de este manera, a través de la denuncia de hechos, es como entra la formalidad de la situaciones para poder ser atendidas, pues todo lo que se ha hecho es nada más exteriormente, por lo cual todos son rumores.

“Yo creo que en cuestión de dos semanas podríamos determinar, mientras tanto se debe dar formalidad a los hechos. Él pide que se le demuestre, entonces uno tiene que tener la paciencia y llegar a que se demuestren los hechos. Mi mensaje es que entremos en un racionamiento todos para ser escuchados y llegar a un acuerdo con todos porque no podemos proceder nada más guiado por lo que me llega o lo que me dicen”, abundó el arzobispo.

De la misma manera, aseguró que en la plática que tuvo con el sacerdote Margarito Sánchez se llegó al acuerdo de que él tiene la obligación moral, “ante el pueblo de Dios y ante su gente”, de aclarar estas situaciones.

Lamentó que estas situaciones provoquen que una comunidad católica se divida, pues así como recibió el volante con las acusaciones, también le llegó una carta en defensa del acusado, por lo cual pidió a los feligreses estar tranquilos porque al final se sabrá la verdad: “hay ya una comunidad dividida y ese es el mayor daño, en las divisiones brotan sentimientos y puede brotar la violencia, además esa pobre colonia ha sido muy afectada en los últimos años por estas situaciones, no haremos oídos sordos, se actúa en este caso”, concluyó.

JSL
JSL