Liverpool, a semifinal de Champions
10 abril, 2018
Diputados aprueban ley de comunicación social
10 abril, 2018

Recomendación de CNDH por tortura de militares a mujer detenida en SLP

Por la detención arbitraria, retención ilegal, actos de tortura y violencia sexual cometidos en agravio de una mujer, atribuibles a catorce elementos tanto del Ejército Nacional como de la Policía Federal, ocurridos en la Ciudad de San Luis Potosí, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió la Recomendación 09/2018 al Secretario de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos Zepeda; al Comisionado Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales Heredia y al Subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales en Suplencia del Procurador General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán.

En su queja, radicada con el número de expediente CNDH/2/2014/159/Q, la víctima señaló que fue detenida en el domicilio de su entonces pareja sentimental y retenida ilegalmente en instalaciones militares, donde los servidores públicos aprehensores la golpearon, tomaron por los cabellos, la tocaron en sus partes íntimas y fue obligada a practicarles sexo oral.

Además, fue presentada a los medios de comunicación en San Luis Potosí antes de ser puesta a disposición del Ministerio Público Federal (MPF) y de que fuera trasladada vía aérea a las instalaciones de la SIEDO (ahora SEIDO) de la PGR, acompañada por personal de la Sedena y de la Policía Federal, lo que ocurrió más de 19 horas después de su detención; siendo en este último lugar donde, señaló que, le golpearon las costillas, le dieron toques eléctricos “para que declarara” y la obligaron a firmar documentos sin permitirle leerlos. Que estuvo incomunicada de su familia y custodiada todo el tiempo por un elemento militar.

Tras su investigación, la CNDH acreditó que con su actuar, los elementos militares y policiales transgredieron los derechos humanos a la libertad, seguridad jurídica e integridad personal de la mujer, víctima de tortura y violencia sexual y, por parte del personal pericial de la PGR, se omitió documentar, que las lesiones que presentó la agraviada eran compatibles con las observadas en actos de tortura.

JSL
JSL