Tamazunchale secuestro virtual
Hay déficit de peritos en SLP, reconoce Segob
20 noviembre, 2016
Se necesita un viraje en esquemas de seguridad, insta Nava Palacios
20 noviembre, 2016

Teme por su vida mujer de San Ciro de Acosta agredida por el esposo

Jorge Torres

“Yo lo que le sugiero es una conciliación entre ustedes y cada quien parta por su camino”, fue lo que le dijo Florián Martínez Arias, agente del Ministerio Público de San Ciro de Acosta, a la señora Elvira, quien sufrió violencia física de parte de su esposo, Pedro de León Ramos, quien no conforme con ello la denunció también por agresiones.

En entrevista, la afectada relata que aunque tenía golpes visibles producto de la agresión a las autoridades del Ministerio Público poco les importó debido al influyentismo que su agresor tiene en el mencionado municipio, por lo cual dice temer por su vida ante la inacción de las autoridades.

Elvira es comerciante, tiene un negocio en la cabecera municipal de San Ciro de Acosta. Relató que el pasado 9 de noviembre su aún esposo, Pedro de León, de quien está separada desde hace algunos meses, le habló para pedirle prestada su camioneta para llevar cosas a su negocio, pero como había ya problemas por ese vehículo se lo negó, pero le hizo el favor de pasarle mercancía que ella había traído, por lo cual mandó a uno de sus empleados a llevársela, pero después, como al mediodía, acudió a la casa de Pedro a decirle que le iba a cobrar la mercancía.

“¿Y el año y medio que te di de tragar?”

“A partir de ahí empezamos a discutir de cosas que me dio, de cosas que le di, pero muy distinto cuando en la mañana le dije sobre la mercancía y ya en la tarde cuando se la llevé estaba muy acelerado y me empujó y comenzó a golpearme, para esto yo le hablé a uno de los muchachos y acudió en mi ayuda”, cuenta Elvira, la cual señalo que su esposo se comportó muy violento, pues le restregó muchas cosas que él había hecho por ella sólo por querer cobrarle la mercancía que le había dado. “¿Y el año y medio que viviste aquí conmigo y te di de tragar?”, le dijo un violento Pedro.

Por ello, cuando salió del domicilio y fue a ver a la mamá del presidente municipal, al ser ella la titular del DIF, y ella le dijo que fuera con los policías para denunciar, también se realizó una revisión médica para certificar la lesiones que sufrió, además de que cerca de dos días estuvo llamando al Ministerio Público pero acudir a denunciar, pero le dijeron que “andaba muy ocupado el agente y que no la podía atender”, pasó un fin de semana y cuando acudió el lunes a poner su denuncia su sorpresa fue grande cuando el agente del Ministerio Público, Florián Martínez Arias, de forma muy altanera le dijo que su esposo ya había acudido a denunciarla a ella por lesiones.

Revictimización

“Yo la invitó mejor a que tengan una conciliación y que cada quien parta para su lado, además usted tiene una denuncia”, le dijo el agente del Ministerio Público adscrito a ese municipio, el cual se enfocó más en esa denuncia que en lo que ella había sufrido de violencia por parte de su esposo, una situación en la que dijo sentirse sola, discriminada, y con postura total a favor de su agresor, pues incluso dijo que el licenciado del DIF le recriminó haber ido con la titular de esta área antes de ir con él, por lo cual ya no podía hacer nada por ayudarla, “¿pero por qué con ella? A ver explíqueme eso, no no aquí no se trata de porque la mandó la mamá del presidente, si usted no hubiera puesto esto en antecedente antes de hablar conmigo yo hubiera podido hacer algo, pero él fue quien vino primero”. Prácticamente quería mediar entre ellos cuando ella fue la agredida: “no señora, aquí la averiguación no va ser por sus golpes porque aquí se agredieron los dos, de hecho el señor teme que usted vaya su casa, porque él denunció también”.

“No me siento segura”

Ante toda esta situación, Elvira comentó que no se siente segura, pero además se siente sola pues la autoridad no la apoyó a pesar de ser ella la víctima. Lamentó que su esposo tenga de defensor a Moisés Govea (familiar de Eugenio Govea), el cual tiene influencias, pues asegura que hace todo lo que quiere en San Ciro sin temer por la ley.

La señora teme por su vida puesto que ya la han estado hostigando en su negocio, “no me siento segura, yo lo conozco, sé lo que ha hecho en el pueblo, Dios no lo quiera que tarde que temprano recurra a hacer lo mismo mientras no le pongan un alto, y si no le hicieron nada pues ahí anda con más prepotencia; estoy sola con la autoridad del lado de él”, por ello pidió el apoyo de las autoridades estatales para que le den medidas de seguridad y no pase esto a mayores, pero además que se castigue a su esposo por la violencia física que cometió contra ella.

JSL
JSL