TTP y ETN atrancan sus puertas grises
16 junio, 2016
Hacia una ley de participación ciudadana
16 junio, 2016

Víctima de asalto en un autobús de ETN narra su experiencia

Jorge Torres

“Yo nada más vi que entró alguien gritando de que ‘¡a ver cabrones, se los va a llevar la chingada!’” Estaba armado”, fue parte de lo que un joven potosino, quien fue pasajero la noche del 8 de junio del autobús 5270 de la empresa ETN, que salió cerca de las nueve de la noche de la terminal con destino a San Luis Potosí, narró a La Jornada San Luis. Desde su visión, contó lo que ocurrió cuando dos asaltantes ingresaron a la unidad después de pasar la caseta de Tepotzotlán, Estado de México, cuando hizo una parada por el tráfico que había en la zona, y en donde violaron a una mujer.

En general, el joven, quien pidió mantener reservada su identidad, avaló los hechos que la señora Rosa Margarita Ortiz Macías narró posterior a la violación que sufrió: “se suben estas personas, yo vi a uno nada más de ellos; se suben armados, sé que eran dos porque uno le gritaba a otro, no sé si había más asaltantes porque yo iba en la parte de hasta atrás del autobús y nos empiezan a pedir las cosas. El asalto lo hicieron como muy mal porque varios de los pasajeros teníamos muchas cosas que logramos rescatar, por ejemplo a mí no me quitaron el teléfono”, declaró.

Señaló que hubo un momento del asalto en que les indicaron que se agacharan, pasaron a varias personas a la parte trasera del camión, dando la espalda al frente del camión, y los sujetos les advirtieron que no voltearan, así les quitaron sus pertenencias y la mayoría de los pasajeros obedeció las indicaciones.

Indicó que pasó un tiempo largo desde que se subieron los delincuentes, momento en el cual, dijo, pensó que estaba bajando las maletas de los pasajeros, después subió el chofer y les dijo que ya había pasado: “nos paramos todos desconcertados, checamos que estuviéramos bien unos con otros y en eso yo vi que había sangre en la puerta de adelante, en la parte que comunica con el chofer, había sangre embarrada, eso se me hizo raro, y ya fue que esta señora vi que estaba golpeada de su ojo, y la señora en el momento nos dijo que la habían violado”, agregó.

Expuso que esto “sacó de onda” a varios de los pasajeros que pensaron que esta violación había sido abajo del camión, porque cuando ellos estaban agachados no escucharon nada que hiciera suponer una violación, como que estuviera llorando o gritando, pero la señora aseguró que fue arriba en el autobús y que le había puesto la pistola en la cabeza y que no gritara porque la iban a matar. “Veníamos un poco sacados de onda con lo de la señora porque en el momento no nos percatamos que la estuvieran violando como ella dice, ya cuando se prendió la luz fue lo que dijo, por eso venimos desconcertados por esta situación”, abundó.

Además, externó que, después de que la policía llegara y los paramédicos auxiliarán a la señora, todos los pasajeros decidieron continuar con el viaje, pues querían ya llegar a sus casas, sin embargo en una parte del camino, donde no había nada prácticamente, la mujer se bajó del camión: “creo que un familiar pasó por ella, según comento otro pasajero”; añadió.

Detalló que después no se supo de ella, así continuaron el viaje, el cual no llegó a San Luis Potosí sino a Querétaro, en donde personal de ETN les informó que el camión tenía que parar ahí y los iban a cambiar de autobús, y de ahí seguirían su camino.

“A partir de ahí, del chofer ya no supimos nada, yo fui y le pregunte varias cosas, me contó lo sucedido pero sí fue raro que en Querétaro ya no vimos al chofer, no supimos ya nada de él, ahí lo raro fue por qué bajaron a la señora y por qué no dio la cara el chofer”, aunque dejó en claro que él no puede asegurar si el chofer participó con los delincuentes ni si a la señora la violaron, porque no se percató de eso, sin embargo destacó que hubo un momento en donde escucharon un grito de “¡no!” de la mujer, además de que uno de los asaltantes le dijo a otra pasajera que estaba ahí que “fuera con él”, pero no pasó nada: “yo no supongo nada, yo no quiero decir que sí fue, que sí paso o que la señora esta mintiendo, ni que el chofer está coludido porque no vi nada”, insistió.

El joven dio a conocer que, como él no se vio muy afectado en cuanto al robo, donde la más perjudicada fue la señora, no levantó ninguna queja, aunque aseguró que, en dado caso, si esto continúa, por solidaridad, si así lo necesitara la señora, los pasajeros la podrían ayudar.

Para concluir, pidió a la empresa ETN reforzar más la seguridad en sus autobuses y que tengan un protocolo bien establecido, e incluso apuntó que escuchó que podrían subir policías vestidos de civiles para que protejan a los pasajeros, porque el tramo donde sucedieron los hechos seguirá siendo un problema en tanto lo arreglan, por lo cual también solicitó más seguridad por parte de las autoridades y que los propios pasajeros tomen sus medidas.

 

JSL
JSL