EU, más cerca de guerra con Norcorea por acciones de Trump: senador
24 octubre, 2017
Sector privado no apoyará en efectivo sino en especie: CCE
24 octubre, 2017

Yacimientos confirmados en 4 de 5 campos subastados: Coldwell

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, (al centro de la imagen) en la Cumbre de Negocios 2017, este martes. Foto Cristina Rodríguez

Roberto González Amador

San Luis Potosí, SLP. En cuatro de los cinco primeros campos petroleros asignados por el Estado mexicano a empresas privadas han sido encontrados yacimientos que son explotables de manera comercial y que permitirán revertir la caída en las reservas de crudo del país, aseguró Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía.

“La geología mexicana todavía tiene atractivos para las empresas” petroleras, dijo Coldwell, al participar en la última jornada del foro México Cumbre de Negocios, un evento organizado por el empresario Miguel Alemán Velasco.

El conjunto de inversiones asociadas a la reforma y que ya están firmadas asciende a 80 mil millones de dólares, tanto en hidrocarburos como en electricidad, y antes de que concluya el sexenio la cifra rebasará los 100 mil millones de dólares en contratos de exploración y extracción; gasoductos, almacenamiento y líneas de transmisión, apuntó Coldwell.

Refirió que de las cinco primeras áreas petroleras que fueron sacadas a subasta entre compañías privadas, en cuatro ya se ha encontrado petróleo. “En cuatro de ellas, ya hay confirmado que tendrán éxito comercial. Dos empresas ya hicieron el anuncio y las otras dos se lo han reservado para cuando puedan certificar las reservas”, añadió, en un panel en que estuvieron también los directores de Petróleos Mexicanos (Pemex), José Antonio González Anaya; y de la Comisión Federal de Electricidad, Jaime Hernández.

Los campos subastados entre compañías privadas, anunció Coldwell, estarán extrayendo crudo en el primer trimestre de 2019. “Pero para 2018 podremos anunciar que gracias al esfuerzo histórico de Pemex y de las empresas vamos a poder frenar la declinación constante que hemos tenido en los últimos años en la tasa de restitución de reservas” de hidrocarburo, aseguró.

Hasta ahora se han realizado siete licitaciones de áreas petroleras más tres procesos de asociación de Pemex con particulares para diversos proyectos, llamados farm outs.

El gobierno federal y las agencias reguladoras se encuentran ahora en plena puesta en marcha de la reforma energética, aprobada en 2013, dijo Coldwell en el foro empresarial. Llevar a la práctica un cambio como el realizado –que incluyó modificaciones a la Constitución y una legislación secundaria para poner fin a 70 años de un mercado cerrado–, no es tarea fácil y no hay manual que enseñe cómo instrumentarla, añadió.

“Ciertamente estamos trabajando orientados a que los mexicanos puedan percibir los beneficios ya de estos tres años y medio que llevamos de operación de la reforma”. Sin embargo, consideró, se empiezan a percibir algunos frutos importantes, entre los que citó no sólo la explotación de campos subastados, sino la construcción de un sistema de licitación tan robusto y transparente.

Meade, petrolero

González Anaya, director de Pemex, dijo al comenzar su intervención con la referencia de que aquí, en San Luis Potosí, fue perforado el primer pozo petrolero en México. Y fue financiado, dijo, por la familia Meade, un comentario que despertó sonrisas entre los empresarios asistentes al evento, dado que entre el público estaba José Antonio Meade Kuribreña, secretario de Hacienda y Crédito Público.

“Debo aclarar que eran unos Meade que sí tenían dinero y que eso fue hace cien años”, acotó González Anaya.

En su intervención, González Anaya aseguró que las finanzas de Pemex son ahora “estables pero mejorables”. La compañía, dijo, tiene ya refinanciada toda su deuda de aquí al término de la administración, en diciembre de 2018. De tal forma, apuntó, ya no tiene necesidad de acudir a los mercados financieros, a menos que encuentra una buena oportunidad para extender el perfil de vencimientos o reducir su costo.

A la par, por primera vez desde 2004, la producción crezca respecto al año previo, aunque en una cantidad pequeña.

En 2016, la producción de petróleo fue de un millón 944 mil barriles promedio al día y este año alcanzará un millón 951 mil barriles. Es sólo un poco de incremento, pero representa un cambio significativo, añadió.

La mejora en la situación financiera y la expectativa de que se revierta la caída en la producción Pemex puede ahora financiarse también a menor costo, dijo.

El diferencial entre el costo de financiamiento del gobierno federal y el de Pemex ha disminuido de 3.2 a 1.2 puntos porcentuales. “Y cuando se tiene una deuda del tamaño de la de Pemex, (una disminución) de 2 puntos porcentuales hacen una fortuna de diferencia”, agregó.

El director de la CFE, Jaime Hernández, dijo que las pérdidas no técnicas, en las que se incluye el robo de energía, es hoy equivalente a 12 por ciento de la electricidad generada, el doble de la recomendación internacional.

Sin embargo, es menor si se lo compara con 2012, cuando ascendía a 16 por ciento de la energía generada. “Hemos establecido una meta de que en 2018 el robo de energía sea en torno a 10 o 11 por ciento de la generación. Hay regiones en el país donde la pérdida es menor a 6 por ciento, sin embargo, en el centro del país, que era atendida por una empresa del Estado (la extinta Luz y Fuerza), la pérdida es de 20 por ciento”, sostuvo.

JSL
JSL