Continúan protestas por medidas económicas en Colombia
10 diciembre, 2019
Dice Calderón que desconocía delitos que se le imputan a García Luna
10 diciembre, 2019

A pesar de manifestación entregan medalla Bellas Artes

El homenajeado hizo un recuento de su vida que lo llevó desde su natal Chiapas, a la Ciudad de México. Foto Cuartoscuro

Merry MacMasters 

Ciudad de México. “Bienvenidos a este Palacio de Bellas Artes en donde se dirime siempre el arte y la política, y donde la libertad de expresión se defiende bajo cualquier circunstancia”, expresó hoy Lucina Jiménez, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), en referencia a la manifestación de varias organizaciones agrícolas por un cuadro incluido en la exposición Emiliano. Zapata después de Zapata, montada en el Museo del Palacio de Bellas Artes.

La ocupación del vestíbulo y escalinata del recinto marmóleo por los inconformes, retrasó la entrega de la Medalla Bellas Artes al bailarín, coreógrafo, creador de grupos dancísticos y luchador social Rodolfo Reyes Cortés.

Jiménez retomó la defensa de “la libertad creativa y la capacidad del arte para establecer diálogos tremendos. A veces para ponernos frente al rostro las realidades que de pronto nos incomodan, y los dilemas que una sociedad tiene que debatir para saber si es posible ser mejores, para saber si el arte puede moldear la vida. Ese es el camino que Rodolfo también ha recorrido”.

Entregar la Medalla Bellas Artes a Rodolfo Reyes en las presentes circunstancias, “tal vez me parece que no podría ser distinto porque ha caminado en esa frontera en donde arte y política se trenzan, se cruzan y a veces se repelan. Pocas personas transitaron la danza desde ese espacio de reconocimiento de lo que implica la corporalidad y la memoria identitaria para convertirla en el movimiento que transforma. Pocas personas caminaron esa América danzarina que tenemos en nuestros alrededores para construir la posibilidad de la danza como un espacio de rebeldía, incluso, frente a las propias estéticas predominantes”.

La titular del INBAL manifestó su extrañamiento de que la Medalla Bellas Artes no se le hubiera entregado antes a Reyes. Le agradeció “esa herencia que nos contribuyes a reconocer, aunque sobre todo a proyectar en un mundo complejo donde se reclama, sí, en efecto, una claridad de toma de postura. Gracias por haber vivido en congruencia con tu tiempo, tu época porque eso nos enriquece y nos ayuda hoy saber dónde está el camino que tenemos que recorrer”.

El homenajeado hizo un recuento de su vida que lo llevó desde su natal Chiapas, a la Ciudad de México, para estudiar arte en la Escuela Nacional de Artes Plásticas La Esmeralda, hasta que descubrió la danza y, en particular la figura de Xavier Francis, disciplina que de inmediato lo cautivó y al que le ha dedicado 55 años de su vida. En 1960 viajó a Cuba como bailarín invitado de Ballet Nacional de México. Allí, a petición de Ernesto Che Guevara fundó el Conjunto Folklórico Nacional de Cuba. Luego, Reyes, quien se reconoce como “ave de paso”, se fue a Chile y Nicaragua, entre otros países, a organizar compañías dancísticas.

En la ceremonia también leyeron textos a manera de semblanzas, la investigadora de la danza Margarita Tortejada y el coreógrafo Marco Antonio Silva.

JSL
JSL