comercio Detienen a cuatro mexicanos en Nigeria por metanfetaminas
Países del Pacífico sellan “amplio acuerdo” de libre comercio
5 octubre, 2015
Chapo
«Infarto» de La Tuta distrajo a custodios para fuga del Chapo
5 octubre, 2015

Agotado, el sistema político electoral de México, asegura John Ackerman

Alonso Urrutia

El sistema político electoral mexicano está agotado y su estructura autoritaria neoliberal ya no soporta más, pues es incapaz de conferir legitimidad a las acciones gubernamentales, considera el especialista del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de Mexico (UNAM), John Ackerman, quien sostiene que la transición democrática en México ha sido más mítica que real. El margen de alternancia en el país se da entre las opciones que no cuestionen el sistema: los partidos Revolucionario Institucional (PRI) o Acción Nacional (PAN).

Crítico de las instituciones, Ackerman advierte, en entrevista sobre su nuevo libro El mito de la transición democrática: “en cualquier país parlamentario en el que el nivel de aceptación de la democracia es de 19 por ciento (según el informe más reciente del Latinobarómetro) y el partido en el poder recibe una votación como la que alcanzó el PRI ya hubieran salido del gobierno. Por eso subraya queel Presidente ahora ya no tiene el estatus que tenía antes ni el aparato ideológico es capaz de sostener su imagen, porque el modelo ya se agotó.

Para Ackerman, en este modelo autoritario la alternancia sólo se concibe entre opciones dentro del mismo sistema, el que pretende reciclarse o en su caso, como ha comenzado a surgir, ofrecer alternativas dentro de la derecha, como son las candidaturas independientes.

Esta posibilidad que ha comenzado a impulsarse, el investigador la equipara con otras experiencias conservadoras: Jean-Marie Le Pen en Francia o Donald Trump en Estados Unidos, que, subraya Ackerman, tienen un símil en México con Jaime Rodríguez El Bronco, quien alcanzó el triunfo como escisión del PRI y con el soporte de los principales grupos financieros y empresariales de Nuevo León.

Con la firma del Pacto por México y el retorno del PRI a Los Pinos, lo que tenemos es un cierre de un círculo histórico de 30 años, en el que había una esperanza democrática, surgieron nuevos partidos, hubo cambios institucionales y movimientos sociales, pero la esperanza democrática se truncó. Es una derrota de las fuerzas democráticas.