Irán amenaza con abandonar acuerdo nuclear si hay más sanciones
15 agosto, 2017
Recuperan 270 cadáveres tras alud en Sierra Leona
15 agosto, 2017

«Al decir Elvis, todos saben de quien hablas más allá de idiomas»

En la cafetería de Sun Studio, donde Elvis Presley hizo sus primeras grabaciones. A la derecha, una admiradora sostiene el micrófono que el cantante usó en esas sesiones

Afp y Dpa

Memphis y París.- Elvis Presley, leyenda estadunidense que transformó la cultura popular y vendió más de mil millones de discos, es idealizado más que nunca en el 40 aniversario de su trágica muerte.

Graceland, su mansión en Memphis, Tenesí, recibirá a más de 50 mil personas que, se estima, acudirán a conmemorar su desaparición el 16 de agosto de 1977, cuando el Rey del rocktenía 42 años.

Presley es considerado el artista con mayores ventas de todos los tiempos, y en 2016 Forbes lo ubicó en el cuarto puesto de las celebridades fallecidas con mayores ingresos, con 27 millones de dólares.

“Es la única persona de los tiempos modernos que es reconocida al instante por su nombre de pila en todo el mundo”, afirmó el autor británico Ted Harrison, quien escribió dos libros sobre el cantante.

“Dices Elvis en Pekín, Nicaragua, Estonia o Fiyi y todos saben de quién hablas, más allá de los idiomas y las culturas”, señaló.

Su voz y estilo únicos combinaron R&B, blues, country, gospel y música negra, desafiando las barreras sociales y raciales de su tiempo, y por su característico movimiento de caderas al bailar se le apodó Elvis La Pelvis. “Nadie lo hubiera logrado sin Elvis”, aseguró una vez el cantante Buddy Holly. “Si Elvis no hubiera estado, los Beatles no hubieran existido”, admitió John Lennon.

Rezumando estilo, carisma y sex appeal, Elvis se volvió la fantasía de millones de mujeres y en fuente de inspiración para todos los que llegaron después, desde Los Beatles pasando por Los Rolling Stones y Bruno Mars, quien actualmente encabeza las listas de popularidad.

“Escucharlo por primera vez fue como salir de una cárcel”, afirmó Bob Dylan. A finales de los años 60, el compositor y director Leonard Bernstein lo llamó “la mayor fuerza cultural del siglo XX”.

Éxitos como Hotel de los corazones rotos, Rock de la cárcel y Sabueso son reconocidos de inmediato. Su música ha sido reditada y relanzada innumerables veces desde su muerte.

Fiestas, encuentros, conciertos y misas

Para recordarlo a cuatro décadas de su partida habrá fiestas, encuentros de fans, mesas de debate, conciertos y hasta misas . En Graceland habrá más vida que nunca este 16 de agosto.

“Esperamos la Semana Elvis más grande de todos los tiempos con fans del mundo entero, que emprenderán el peregrinaje definitivo para celebrar con nosotros la vida y leyenda del Reyde una manera muy especial”, dijeron los organizadores, que planean más de una decena de actividades.

Más de 20 millones de personas han visitado Graceland, su hogar durante dos décadas, desde que Priscilla, su ex esposa y madre de su única hija, Lisa-Marie, lo abrió al público en 1982.

Unos 600 mil visitantes acuden allí cada año, generando unos 150 millones de dólares anuales a la economía de Memphis. Y no hay señales de declive: en marzo fue inaugurado un nuevo complejo de entretenimiento y un hotel en un predio de 16 hectáreas, cuya inversión ascendió a 45 millones de dólares.

Los fans a menudo se emocionan hasta las lágrimas frente a su tumba en Graceland –donde está enterrado junto a sus amados padres, Gladys y Vernon, y su abuela Minnie-Mae–, que cubren de flores y recuerdos.

En el centro de Memphis, hogar del blues, se puede comprar todo con Elvis, desde un árbol de Navidad hasta maletas. Figuras de Elvis de cartón te reciben afuera de los bares y su música resuena en los altoparlantes.

“Sigue siendo amado”

“Es el famoso entre los famosos”, señaló Lisa Bseiso, de 36 años, quien fundó el Club de Fans oficial de Elvis Presley de Qatar, donde ella nació y creció.

“Cuarenta años después de su muerte sigue siendo igual de potente, de amado. Por eso es un fenómeno”, agregó.

Hijo de un camionero y una obrera textil, Elvis nació el 8 de enero de 1935 en Tupelo, Misisipi. En 1948, se mudó a Memphis con sus padres. Grabó su primer disco a los 19 años y se convirtió en una estrella casi instantáneamente.

Los conservadores se pusieron en guardia ante su rebeldía y su baile insinuante con movimientos de caderas y piernas. Cruzó la línea racial en momentos en que el fantasma de la segregación aún se cernía sobre el sur.

Así como encarnó el sueño americano –un chico humilde que acabó comprando Cadillacs a extraños en la calle por capricho–, simbolizó la decadencia de Estados Unidos.

El 16 de agosto de 1977, Elvis Presley fue hallado inconsciente en su mansión de Memphis. Su muerte fue confirmada en el hospital: el rock acababa de perder a su primera estrella.

El Rey quedó fulminado por un ataque cardiaco a los 42 años. Los rumores hablaban de una sobredosis.

El 17 de agosto, miles de personas se concentraron alrededor de Graceland para rendir homenaje y dar el último adiós al legendario cantante, casi retirado desde 1972.

Los admiradores anónimos fueron autorizados a inclinarse ante el féretro de cobre del Rey del rock. Muchos lloraron al depositar ramos de rosas rojas frente a Elvis, vestido con traje color crema, camisa azul y corbata plateada.

La Casa Blanca recibió cientos de llamados telefónicos que reclamaban un día de duelo nacional.

“Espíritu de rebelión”

El presidente Jimmy Carter rindió homenaje al cantante “único e irremplazable”, símbolo de “la vitalidad, el espíritu de rebelión y el buen humor” de Estados Unidos.

En todo el país, las tiendas de discos fueron tomadas por asalto. Se vendieron 250 mil ejemplares del disco Moody Blue en una sola jornada.

Elvis Presley fue enterrado Forest Hills en el mausoleo familiar de mármol rosado, frente a una cincuentena de personas, entre ellos sus familiares, unos pocos amigos íntimos y algunos famosos, como los actores John Wayne y Burt Reynolds.

El mito, sin embargo, permanece. “Elvis murió en un momento que sólo le podía hacer bien a su fama”, señaló una vez su biógrafo Samuel Roy. A finales de mayo de este año fue subastado el jet privado de Elvis en 400 mil dólares. Y otros objetos y souvenirs del músico continúan vendiéndose bien.

 

JSL
JSL