Bolsa Mexicana logra nuevo máximo histórico
10 abril, 2017
Crystal Palace golea al Arsenal
10 abril, 2017

Caen extorsionadores en cárcel de Jalisco

Juan Carlos G. Partida, corresponsal

Guadalajara, Jal.  Un grupo de internos de la Prisión Preventiva Metropolitana que se dedicaba al fraude telefónico, sobre todo en ciudades de Estados Unidos, fue descubierto tras un despliegue de revisión realizado por la Fiscalía General de Jalisco en el que también fueron decomisados diversos objetos prohibidos incluidas armas punzocortantes.

La revisión se dio el pasado 5 de abril pero la Fiscalía reservó hasta este lunes la información sobre los resultados, tras encontrar elementos para investigar la ejecución de fraudes telefónicos desde dentro de esta cárcel ubicada en el complejo penitenciario de Puente Grande.

El fiscal Eduardo Almaguer Ramírez detalló que entre lo asegurado había cuadernos y agendas con apuntes, los cuales eran utilizados por un grupo de internos que hacían llamadas telefónicas a personas que residen en los estados de Georgia, Texas, Tennessee, Oklahoma y Oregon, y en las ciudades de Los Ángeles, Miami, Georgia, Aurora, Milwaukee, Alexandria, Austin, Dallas, Houston y Chicago.

“La forma de operar de este grupo de internos era registrar en las bitácoras los roles que desempeñaban durante la llamada, donde fingían desde familiares de línea directa hasta la simulación de ser abogados internacionales”, dijo Almaguer.

En caso de que la víctima fuera enganchada registraban la cantidad que obtuvieron producto del fraude telefónico, llevando así una especie de contabilidad.

Los depósitos eran enviados a través de empresas de depósito de dinero rápido para sumarlos en cuentas bancarias de México “mismas que ya están en proceso de identificación”.

En la revisión, que tuvo la participación de 322 policías estatales, se localizaron puntas metálicas, navajas, cuchillos, hojas de cúter, tijeras y desarmadores.

Además siete teléfonos móviles, dos radios portátiles y 18 tarjetas SIM, cuchillos, cargadores para teléfono, tarjetas electrónicas, pipas, cinceles metálicos, seguetas y martillos.

La carpeta de investigación abierta sobre los presuntos fraudes se realiza analizando los aparatos de comunicación decomisados y según el fiscal Almaguer eso permitirá dar con los responsables “tanto de los internos como de los servidores públicos” relacionados con el delito.