Urge CNDH a emitir ley sobre consulta previa
10 agosto, 2017
Laura Acosta, nueva directora de la ENES-León
10 agosto, 2017

Cinco entidades recibieron más de 124mdp por lluvias

Encharcamientos en la Ciudad de México, por las lluvias. Foto Alfredo Domínguez

Alejandro Alegría

Ciudad de México. La industria aseguradora ha pagado 155 millones 213 mil por lluvias e inundaciones ocurridas en mayo y junio pasados en el país, siendo Chihuahua, Ciudad de México, Tabasco, estado de México y Jalisco las entidades que acumulan el 80 por ciento de las indemnizaciones, informó la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Recaredo Arias, director general de la asociacion, dijo en conferencia que en los últimos dos años las afectaciones por lluvia se han incrementado sustancialmente, pero del total de las indemnizaciones pagadas por las empresas aseguradoras en lo que va del año, el 56 por ciento corresponde a coberturas de daños, mientras que el restante 44 por ciento es por seguros de autos.

De acuerdo con cifras de la AMIS, en mayo pasado la industria pago 3 mil 145 indemnizaciones por lluvias, granizadas e inundaciones, cuyo monto ascendió a 138, 291 millones de pesos principalmente en Chihuahua, Ciudad de México y Tabasco.

Mientras que en junio, se pagaron 16 921 millones de pesos por daños causados por trombas, derivado de 325 indemnizaciones, de las cuales 202 correspondieron a autos. Las entidades donde se registró el 80 por ciento de la acumulación fue en estado de México, la capital mexicana y Jalisco.

De acuerdo con la AMIS, estos fenómenos ocupan los lugares ocho y diez, respectivamente, en el listado de las mayores indemnizaciones registradas en los últimos cinco años, siendo el huracán Odile, que afectó principalmente a Baja California el fenómeno natural por el que más ha pagado la industria (16 175 millones de pesos).

Tan solo en 2016, la industria aseguradora pago un millón 341 mil pesos. Mientras que al primer semestre del año la industria la industria reportó un incremento de 12.99 por ciento en el pago por daños de fenómenos hidrometeorólogicos.