Policía comunitaria de Xaltianguis, Acapulco, retiene a 14 periodistas
12 noviembre, 2019
Realizan homenaje a Chucho Zarzosa en el Teatro de la Paz
12 noviembre, 2019

Cuestionan organizaciones llegada de Rosario Piedra a CNDH

Rosario Piedra Ibarra (c) rinde protesta al frente de la CNDH. Foto Yazmín Ortega

Fernando Camacho Servín 

Ciudad de México.  La toma de posesión de Rosario Piedra Ibarra como titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la manera en que tuvo lugar en el Senado representa una mala noticia para la defensa de las garantías básicas en México, no sólo por las dudas que hay sobre la idoneidad del perfil de la nueva ombudsperson, sino por lo atropellado del proceso de designación, advirtieron organizaciones civiles.

Fernando Ríos, secretario ejecutivo de la Red “Todos los Derechos para Todas y Todos”, consideró “lamentable que Morena no haya aprovechado el momento para fortalecer a la CNDH. Es una situación que pone a Rosario Piedra con poca legitimidad en esta crisis de graves violaciones de derechos humanos. Flaco favor le hace Morena al designarla sin la credibilidad que necesita”.

Aunque el proceso de análisis para conformar la terna para la Comisión empezó con buenas intenciones, dijo, a final de cuentas no se tomaron en cuenta los indicadores y antecedentes de los 57 aspirantes, lo que dio lugar a un procedimiento lleno de dudas, en donde no hay certidumbre de que se tomó la mejor decisión.

“Sin dar una explicación, se saca una terna que empieza a ser muy controvertida. Hay que ver que la CNDH no se debilite más, porque al Presidente (Andrés Manuel López Obrador) no le sirve un organismo que no hace su trabajo. Este es un mal síntoma del sistema político mexicano, que desgraciadamente no es sensible ante la realidad tan cruda que vive el país”, lamentó Ríos.

Con respecto al tema de la independencia de Piedra con respecto al Ejecutivo, el activista consideró que su cercanía con López Obrador y Morena “es un condicionante que no la va a hacer capaz de mantener su autonomía. Ese factor y el haber alcanzado los votos del Senado con dudas, no son una buena señal para los derechos humanos”, recalcó.

Por su parte, Rocío Culebro, directora ejecutiva del Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, coincidió en que la llegada de Rosario Piedra a la CNDH y la forma en que ocurre le quita fuerza a la nueva ombudsperson y a la institución que va a dirigir.

“Llegando así, de esta manera, no hay forma de ocultar ese debilitamiento. Lo que acabamos de presenciar en el Senado es suficiente para saber que la Comisión está debilitada, y ahora hay que hacer una observación muy puntual de su desempeño, de las quejas, de las Recomendaciones y también de su presupuesto”, indicó.

Para la especialista, el discurso de Piedra Ibarra se ha quedado circunscrito hasta ahora al tema de las desapariciones forzadas, cuando “la agenda de derechos humanos es mucho más amplia. Es cierto que es una de las principales preocupaciones de las familias, pero a la CNDH le toca velar por el resto de los derechos y no limitarse solamente a este tema”.

Culebro señaló que uno de los aspectos que le genera más preocupación es el de la capacidad de Piedra de actuar con independencia del Ejecutivo. “No conocemos su autonomía, no sabemos cómo va a funcionar. Ella tiene un gran reto por delante, que es revertir las críticas y demostrar que puede velar por los derechos humanos de todas las personas, sin importar ideologías ni condiciones”.

Por su parte, los colectivos #CNDHautonoma, “FiscaliaQueSirva y #SeguridadSinGuerra emitieron un breve posicionamiento en donde señalaron “El Senado de la República sepultó la legalidad con la designación en la CNDH, minando con ello la legitimidad e independencia de este órgano constitucional autónomo”.

JSL
JSL