Enjambre conquista el Metropólitan
5 mayo, 2017
Bolsa Mexicana sube 0.26%, impulsan datos de empleo en EUA
5 mayo, 2017

Detienen a ‘El Chegoya’, presunto explotador de mujeres

Imagen tomada de @PGR_mx

Gustavo Castillo

Ciudad de México. Elementos de la Agencia de Investigación criminal (AIC) de la Procuraduría General de la República (PGR) detuvieron a Juan Romero Granados, El Chegoya y/o El Güero, integrante de una banda de explotadores de mujeres que opera en México y Estados Unidos, en zonas como la Merced o en campos agrícolas a cambio de 20 dólares.

La PGR dio a conocer que Romero Granados cuenta con una orden de detención provisional con fines de extradición solicitada por la Corte Federal del Distrito Sur del estado de Nueva York, donde se le juzgará por los delitos de asociación delictuosa, tráfico de personas con fines de explotación sexual, fraude o coerción y transporte de una persona menor de edad.

Juan Romero Granados, de 31 años de edad, es originario del municipio de Tenancingo, Tlaxcala, y según las investigaciones, desde el año 2000 forma parte de este grupo criminal que es investigado por autoridades mexicanas y por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

La banda Los Grados se dedica a la explotación sexual de mujeres en México y en Estados Unidos, sus integrantes consideran sus actividades como un “negocio familiar, y para ello utilizan falsas promesas, violencia física y sexual, así como amenazas a fin de obligar a las víctimas a prostituirse”.

Se les acusa de violar, golpear, torturar y mantener como esclavas a sus víctimas, algunas de ellas menores de edad, quienes eran separadas de sus núcleos familiares mediante engaños o mediante la fuerza.

En el caso de sus operaciones en territorio mexicano, las autoridades detectaron que las mujeres son explotadas sexualmente en zonas como La Merced, en la capital del país, y se les exigía que atendieran entre 20 y 40 clientes al día.

Después de que una mujer era explotada por algún tiempo en México, la banda de Los Granados gestionaban su traslado ilegal a campos de cosecha en diferentes regiones de Estados Unidos, donde eran abusadas sexualmente y los tratantes cobraban 20 dólares a cada uno de sus “clientes”.