Hay desesperación en Cruz Azul por falta de resultados, admiten
26 abril, 2017
Evitar “tentación regresiva” en reforma educativa: Mexicanos Primero
26 abril, 2017

Esposa de Humala favoreció a Odebrecht: fiscalía

Oficinas de Odebrecht en Perú. Foto www.odebrecht.com.pe

Dpa

Lima. La Fiscalía del Perú encontró supuestas pruebas de que la esposa del ex presidente peruano Ollanta Humala (2011-2016), Nadine Heredia, favoreció a la firma brasileña Odebrecht en la construcción de un gasoducto, publicó hoy el diario local El Comercio.

Según datos a los que tuvo acceso el diario, Heredia recibió una llamada telefónica en 2013 del entonces representante de Odebrecht en Lima, Jorge Barata, quien le pidió que retrase el inicio de la licitación internacional de un gasoducto en el sur peruano porque la firma aún no estaba preparada.

La Fiscalía accedió a las comunicaciones de Heredia y Barata gracias a una orden del Poder Judicial, como parte de la investigación contra la ex primera dama por supuestamente influir de manera ilegal en beneficio de Odebrecht.

Según un colaborador en la pesquisa fiscal, las coordinaciones entre Heredia y Barata, actualmente preso en Brasil, eran más frecuentes a finales de 2014, con el objetivo de eliminar a la empresa que también competía por la licitación.  El detenido ex CEO de Odebrecht, Marcelo Odebrecht, admitió hace dos semanas que aportó tres millones de dólares a la campaña humalista de 2011, por lo que sectores políticos y periodísticos dicen ver en el gasoducto la devolución del “favor”.

Odebrecht confirmó así los dichos previos de Barata, denominado “colaborador eficaz” de la Justicia, aunque a diferencia de éste no mencionó como supuesta intermediaria a Heredia, sino al ex ministro Antonio Palocci, quien supuestamente actuó en nombre del Partido de los Trabajadores, al que pertenece el ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Heredia, a quien sus críticos acusan de haber sido quien en realidad gobernó durante el quinquenio de su esposo, también es procesada por la Fiscalía por supuesto lavado de activos a partir de dinero supuestamente otorgado al Partido Nacionalista Peruano por el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, entre 2006 y 2009.