Suspenden partido entre Rayo Vallecano y Albacete por insultos
15 diciembre, 2019
Se realizó en Escalerillas la séptima posada municipal
15 diciembre, 2019

Francia extradita a Mario Sandoval, ex policía de la dictadura argentina

Beatriz Cantarini de Abriata, madre de Hernán Abriata, en una marcha de abril de 2014, para exigir la extradición del ex policía.

Afp

París. Tras ocho años de batalla judicial, el ex policía argentino Mario Sandoval fue extraditado este domingo a Buenos Aires, donde se espera sea juzgado por su supuesta implicación en la desaparición de un estudiante, durante la última dictadura militar del país sudamericano (1976-1983).

Mario Sandoval de 66 años embarcó escoltado este domingo por la noche en el vuelo de Air France AF228.

“Todo ha salido como lo previsto”, declaró la abogada del Estado argentino, prevenida por la embajada argentina en Francia poco después de la salida del avión hacia la media noche.

Exiliado desde 1985 en el país europeo tras la caída de la junta militar argentina, el ex policía fue detenido el miércoles en su residencia de Nogent-sur-Marne, cerca de París, tras agotar los recursos legales a su alcance.

El Consejo de Estado francés, la máxima jurisdicción administrativa, había dado luz verde definitiva al decreto de extradición adoptado por el gobierno francés el 21 de agosto de 2018.

La justicia argentina, que reclamaba a Mario Sandoval a Francia desde 2012, sospecha que participó en más de 500 casos de muerte, torturas y secuestros durante la dictadura militar (1976-1983).

Varios testigos le atribuyen el apodo de “Churrasco”, en referencia a las tortura de las víctimas con descargas eléctricas en un somier de metal.

Sin embargo, la justicia argentina solo pidió su extradición por un solo caso, el de Hernán Abriata, sobre el que dispone de una decena de testimonios.

Estudiante de arquitectura, Abriata fue detenido y posteriormente trasladado a la Escuela de Mecánica de la Marina (ESMA), un centro de tortura de la dictadura por el que pasaron más de cinco mil personas que posteriormente desaparecieron, a menudo lanzadas desde aviones al Río de la Plata.

En la noche del 30 de octubre de 1976 sonó el timbre en la casa de los Abriata en Buenos Aires. Los padres abrieron la puerta y vieron a un hombre de uniforme de fajina que se identificó como “Sandoval, de Coordinación Federal”, una temida sección de secuestros políticos y torturas.

“Es un procedimiento de rutina”, mintió ese hombre. Los familiares de Abriata nunca olvidaron el rostro del Sandoval que se llevó detenido a su hijo, a quien no vieron nunca más.

Proceso en Argentina

Mario Sandoval, que niega los hechos y estima que han prescrito, había recurrido al Consejo de Estado -la máxima jurisdicción en derecho administrativo francés- para impedir la ejecución del decreto gubernamental. El código de procedimiento penal prohíbe la extradición cuando el crimen ha prescrito en derecho francés.

Pero el Consejo confirmó lo que había dicho antes el Tribunal de Casación y el Consejo Constitucional: en los casos de secuestro, la prescripción empieza a contar a partir del hallazgo del cuerpo o la confesión de inculpación, lo que no ha ocurrido en este caso ya que el joven Hernán nunca ha aparecido.

La extradición no privará a Sandoval de su derecho a un juicio justo, a presunción de inocencia y a la seguridad jurídica, respondió el Consejo de Estado, subrayando que el ex policía “podrá someter al juez penal argentino los elementos que estime útiles” para probar su inocencia.

Su último recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) también fue rechazado el viernes.

“Ahora irá a Argentina y podrá al fin, explicarse ante la justicia de su país, que es el teatro de la tragedia, allí donde se encuentran la mayoría de los testigos y los documentos”, dijo la abogada del Estado argentino, Sophie Thonon-Wesfreid.

“Espero que la protección consular (…) velará por que sus condiciones de detención provisional sean dignas y limitadas en el tiempo, en consideración con su estado de salud, y que sea juzgado por el solo caso por el que (la justicia francesa) ha autorizado su extradición”, declaró el abogado del ex policía, Jérôme Rousseau.

En Francia había rehecho su vida pero sin ocultar su nombre y apellido, solamente su pasado. Logró ser consejero del ex presidente francés Nicolas Sarkozy. También colaboró con grupos paramilitares colombianos.

Trabajó como profesor en el Instituto de Altos Estudios de América Latina de La Sorbonne Nouvelle y de la Universidad de Marne-la-Vallé.

El hecho de que adquiriera la nacionalidad francesa en 1997 tampoco impidió su extradición ya que en el momento de los hechos no era francés.

JSL
JSL