Muere general bosnio-croata tras ingerir veneno en corte de ONU
29 noviembre, 2017
Reconoce SHCP incertidumbre por reforma fiscal de EU
29 noviembre, 2017

Pioneras del documental / FilminLatino

Lucía Gajá destapa de nueva cuenta la caja de pandora en 'Batallas íntimas' (2016) para señalar la urgencia, la ineludible tarea de visibilizar, uno por uno, cada caso de violencia doméstica

La redacción

Lucía Gajá y Tatiana Huezo encabezan la lista de documentales mexicanos dirigidos por mujeres que pueden verse a través de FilminLatino. La plataforma de cine en streaming estrena Tempestad

El cine documental mexicano, tan disgresor como novedoso, ha encontrado un espacio de mayor amplitud para contarse conforme festivales de cine y circuitos alternativos han incrementado su oferta de programación y exhibición para promover su consumo. Hoy por hoy el documental mexicano está íntimamente ligado a una práctica narrativa de denuncia, de vena periodística y ha desplazado paulatinamente su objeto de interés a la vida de las mujeres.

Sea desde la dirección, la fotografía, el guión, o sea del lado de las protagonistas, las historias de las mujeres que se cuentan en el cine documental mexicano van articulando un nuevo glosario de formas y fondos claramente políticos, desde donde es asumida una responsabilidad permanente de enunciar la verdad, de bordearla y acercarse paulatinamente a ella.

Frente a la ficción, el documental ha salvado la manera en que las mujeres son representadas en una pantalla. Donde ciertas fórmulas se gastan mayoría de los dramas o desencantadas comedias mexicanas para presentar a una mujer bajo el estereotipo de objeto sexual — en su condición de mujer fatal, en lejana apropiación de su cuerpo, que regularmente es súper estilizado, de su conciencia y privilegios de clase o toma de decisiones propias—, las directoras que hacen documental en los diversos contextos que surgen en México no dan paso atrás para mostrar y dejar escuchar esas otras historias.

A diez años de haber realizado Mi vida dentro (2007), y a veinte de ejercer el oficio de cineasta, Lucía Gajá destapa de nueva cuenta la caja de pandora en Batallas íntimas (2016) para señalar la urgencia, la ineludible tarea de visibilizar, uno por uno, cada caso de violencia doméstica frente a la ola de normalización que pretende desvincular el acoso callejero (llamado inofensivamente piropo) o una escena de celos, de la elevada cifra de feminicidios que sacude al mundo.

En Mi vida adentro, disponible en la plataforma online, acudimos al testimonio de Rosa, quien migra de manera ilegal a Austin, Texas, y es apresada por sospecha de homicidio. El proceso judicial y la separación de su familia que Rosa debió sortear entra en diálogo horizontal con los cinco tesitmonios que recorren Batallas íntimas, y en ese sentido las aportaciones de Lucía Gajá son más que considerables al discurso que el documental mexicano está estructurando.

De manera paralela, la filmografía de Tatiana Huezo, cuya ópera prima El lugar más pequeño (2011) también puede verse en FilminLatino, ocupa un capítulo importante en las reflexiones acerca del cine mexicano contemporáneo. En su primera película, la directora nos confronta con la capacidad que tiene el ser humano de levantarse, reconstruirse y reinventarse después de haber vivido algo terrible. El lugar más pequeño se sitúa en el tipo de historias sobre personas que han aprendido a vivir dignamente con su dolor, en un pueblo arrasado que se levantó de nuevo gracias a la fuerza y el profundo amor de sus habitantes por su tierra y su gente.

Hace apenas un año la cineasta de origen salvodoreño, y única mujer distinguida con el premio Ariel a mejor dirección, también dejó ver el abismo innombrable que todo lo abarca en la vida de una mujer privada de su libertad o aquella que es marcada por una hija desaparecida. A través de imágenes que nos sumergen en un viaje de norte a sur en México, los testimonios individuales de las Miriam y Adela, protagonistas de Tempestad, configuran una realidad donde la violencia ha tomado el control de nuestras vidas, nuestros deseos y sueños. El estreno de esta película vía streaming supone ese seguir abriendo caminos para que las historias experimentadas por las mujeres sigan encontrando escucha certera en su búsqueda de justicia.