Inauguran la embajada de Palestina en el Vaticano
14 enero, 2017
Con doblete de Suárez incluido, Barça aplasta a Las Palmas
14 enero, 2017

Prevén que Obama sea un ex presidente activo pero discreto

Como ex presidente, Barack Obama tendrá mayor libertad para decir lo que piensa, fijar su propia agenda y ganar dinero. Foto Afp

Ap

Washington. Para Barack Obama, hay una biblioteca presidencial que construir, millones de dólares que recaudar, causas que impulsar y un libro que escribir. Y además, las vacaciones que le ha prometido a su esposa desde hace tiempo.

El retiro inminente parece cualquier cosa menos eso para el 44o presidente.

El próximo capítulo en la vida de Obama comienza el viernes al entregar el mando. Como ex presidente, tendrá mayor libertad para decir lo que piensa, fijar su propia agenda y ganar dinero.

Ya anticipa el libro que quiere escribir y ha tenido conversaciones con Ari Emanuel, un agente de Hollywood, sobre un proyecto que incluiría una gira de presentaciones.

A los 55 años, Obama será un ex presidente relativamente joven con una larga vida después de la Casa Blanca. Ha descartado presentarse como candidato a otro puesto -lo mismo que su esposa-, pero ha prometido mantener una presencia activa en la discusión de asuntos nacionales.

Ahora que Donald Trump está a punto de asumir, los demócratas quieren que Obama cumpla la función de presidente en las sombras, orientando a los estadunidenses que sienten haber perdido la brújula política el día que Trump resultó elegido.

Obama ha dicho que tiene abundantes ideas sobre la resurrección de su partido, pero luego de ocho años como presidente su función será la de orientador, no la de ejecutivo.

“Creo que me corresponde dar consejos porque necesito dormir”, dijo Obama a la radio pública NPR el mes pasado. “Le he prometido a Michelle unas buenas vacaciones. “Mis hijas están creciendo y quiero aprovechar ese último período antes de que se vayan de casa”.

Se prevé que Obama mantendrá una presencia discreta durante los primeros meses después de la investidura de Trump.

Tras un período de descanso con su esposa e hijas en un lugar que no ha sido revelado, la familia regresará a Washington, donde ha alquilado una mansión en el lujoso barrio Kalorama.

Obama ha multiplicado elogios a George. W. Bush por darle margen para operar sin criticarlo a cada paso. Pero se ha reservado el derecho de pronunciarse si Trump aplica medidas que él considera particularmente detestables, como la prohibición de ingreso de musulmanes al país o la deportación en masa de niños migrantes.

“El partido se encuentra en mal estado y los demócratas todavía no tienen una voz clara”, dijo el historiador Julian Zelizer, de la Universidad de Princeton. “Si alguien es capaz de enfrentar a un presidente Trump, será el ex presidente Obama”.

Obama podría reaparecer públicamente cuando publique su libro -probablemente el año que viene- y realice una gira promocional. Su principal redactor de discursos en la Casa Blanca, Cody Keenan, previsiblemente seguirá con su jefe para ayudarle a redactar la secuela a sus dos libros anteriores, ambos best-sellers.