Carlos Vela rompe récord de goleo en EU; marca triplete ante Rapids
6 octubre, 2019
De último minuto, San Luis vence 2-1 a Bravos de Juárez
6 octubre, 2019

Primer ministro socialista de Portugal gana elecciones legislativas

El primer ministro socialista logró una amplia ventaja en las elecciones legislativas. Foto Ap

Afp, Sputnik y Reuters 

Lisboa. El primer ministro socialista António Costa, en el poder gracias a una alianza con la extrema izquierda, logró una clara victoria en las elecciones legislativas celebradas ayer en Portugal, según los primeros resultados parciales divulgados.

Costa, de 58 años, aparece al frente con casi 37 por ciento de los votos, un porcentaje que lo dejaría, junto a su Partido Socialista (PS), más cerca de una mayoría absoluta en el Parlamento para ampliar su base de gobierno, indicó el Ministerio del Interior con 87.5 por ciento de votos escrutados.

Los representantes de Partido Social Demócrata (PSD, de centro derecha) aparecen con un lejano 28 por ciento de los sufragios.

La tercera posición es para el Bloque de Izquierdas (de extrema izquierda) con 8.8 por ciento; el Partido Comunista de Portugal, con 5.6 por en una candidatura conjunta con formaciones ecologistas. Por debajo quedarían el democristiano CDS con 4.5 por ciento y la formación animalista PAN con 3 o 4 por ciento.

Según los datos provisionales solo 53 por ciento de los portugueses con derecho a voto acudieron a las urnas, lo que deja un 47 por ciento de abstención.

Si el ex alcalde de Lisboa, de origen indio, es relegido como primer ministro, se confirmaría que el país es uno de los únicos casos en Europa donde los socialistas gobiernan y donde la extrema derecha no gana terreno.

No se espera que las negociaciones posteriores a las elecciones sean tan desordenadas como las de España, que todavía no tiene un gobierno más de cinco meses después de las elecciones y vuelve a las urnas en noviembre.

En 2015, tomó menos de dos meses para que Costa, cuyo partido quedó segundo detrás del PSD lograra una alianza inesperada con dos partidos de extrema izquierda, euroescépticos, el Bloque de Izquierda y los comunistas, asumiendo el cargo de primer ministro.

El país ahora registra su mejor crecimiento desde los años 2000 (3.5 por ciento en 2017 y 2.4 por ciento en 2018), mientras que el desempleo se ha reducido a los niveles anteriores a la crisis (6.4 por ciento en julio) y el déficit público se reducirá a 0.2 por ciento este año.

La estrategia del socialista -acelerar la supresión de medidas de austeridad aprovechando la situación favorable para seguir reduciendo el déficit- ha sido su mejor argumento electoral.

“Conmigo, los portugueses saben que no habrá ni radicalismos ni marcha atrás”, declaró Costa el viernes, junto a su popular ministro de Finanzas, el presidente del Eurogrupo Mario Centeno.

El abanderado del PSD y ex alcalde de la norteña Oporto, Rui Rio, de 62 años, vaticinó su derrota. “Sería agradable poder decir que estoy casi seguro de ganar, pero no es el caso”, reconoció el viernes.

Costa por su parte cometió un error el último de día de campaña al perder los nervios frente a un elector que lo criticó por su mala gestión durante los mortíferos incendios del verano de 2017, que según dijo el político fueron el momento más difícil de su mandato.

Pero gracias a su buen balance económico, el primer ministro saliente también dejó en mala posición a sus aliados del Bloque de Izquierda y del Partido Comunista, que podrían obtener 14 por ciento de los votos, un resultado inferior al de 2015.

La sorpresa de la jornada quizá será el éxito del partido animalista PAN, fundado por un filósofo budista, que podría tener un papel en una posible alianza gubernamental.

Según Frederico Santi, analista del gabinete Eurasia Group, “el resultado más probable es un gobierno minoritario del PS con el apoyo de partidos de la izquierda radical o, en una hipótesis menos verosímil, con el PAN”.

JSL
JSL