Marchan mujeres en Francia contra el acoso sexual
29 octubre, 2017
Profeco gana juicio por 10 mdp contra Aviacsa
29 octubre, 2017

«Quedé fascinado con una historia de Godard»: Hazanavicius

Michel Hazanavicius, director de la reconocida cinta 'El artista'. Foto cortesía del encuentro

Jorge Caballero

Morelia, Mich. Fuera de competencia del 15 Festival Internacional de Cine de Morelia se proyectó la cinta francesa Le redoutable (Mal genio), de Michel Hazanavicius, director del filme galardonado El artista.

En la película que presenta en Morelia aborda la relación amorosa/creativa del cineasta de culto Jean-Luc Godard con la actriz/escritora Anne Wiazemsky, fallecida el pasado 5 de octubre, durante la filmación de la La chinoise,que el cineasta franco-suizo hizo sobre los sucesos del 68 en Francia, cómo afectaron su noviazgo y dieron rumbo a su carrera.

En entrevista con La Jornada, Hazanavicius detalló: En ese época Godard tenía una apertura a la destrucción, no le gustaba seguir el juego ni que se le hicieran propuestas. Tiraba todo, dejaba las cosas en ruinas y luego continuaba; esto fracturaba su vida. Este momento de la película es muy importante, habla de un rompimiento con el juego social y con la forma tradicional del cine.

Hacer esta película que desmitifica la figura de Jean-Luc Godard, precisó, “más que una necesidad fue un deseo. Leí el libro Un an après, de Anne Wiazemsky, y quedé fascinado con su historia amorosa, pensé en contarla de una manera más formal, utilizando lo motivos y las diferencias para ver el aspecto cinematográfico de aquel periodo. No soy parte de esta secta que adora al realizador, que lo ve como un dogma, así que traté de hacer un retrato del ser humano, un tributo a su trabajo, que fuera una carta de amor a su obra”.

Pensamiento

Agregó: “Algunas personas pensarán que es una blasfemia la manera cómo abordo a Godard, pero son pocas. Mucha gente, del público promedio, considera que humaniza al cineasta. La mayoría entiende el camino de su pensamiento y la forma en que se vuelve tan raro.

En el Mayo Francés del 68 él era uno de los cinerrealizadores más importantes, pero nadie entendía sus películas. Después de ese periodo mucho de su público se perdió, nadie veía sus películas. Mi cinta aborda la fractura de su mundo y de su vida, a partir de ésta mucha gente entiende mejor su cine y lo respetan más. No es una blasfemia, sino sólo un retrato de ese periodo.

El director de Oss 117 expresó: “En esa etapa Godard se oponía a todo, a la narrativa del cine, principalmente. Por ejemplo, si se le decía que no se hacía un corte de cámara de cierta manera, él lo realizaba. Sin embargo, revolucionó el cine. Es de los pocos directores que tienen un antes y un después. En realidad ha engrandecido al séptimo arte…

Yo trato de hacer películas distintas y cuido al público; nunca me he considerado un hijo de Godard, pero pienso que tenemos similitudes. Nunca fui a una escuela de cine, pero sí a una de arte, y ahí es uno de los pocos cineastas que estudiamos. Él ha hecho más amplio el terreno cinematográfico.

Hazanavicius desconoce si Godard ya vio Le redoutable, la cual fue seleccionada en el Festival Internacional de Cine de Cannes, entre otros. Sobre este punto señaló: “Nunca calculé que fuera seleccionada para el encuentro francés por ser comedia; considero que la comedia está mal entendida, puedes tener una muy tonta, que sólo es divertida, o una más amplia. Grandes cineastas la han hecho y no todos los críticos consideran superficiales a los directores que las hacemos y nos ponemos divertidos; lo cierto es que no puedes profundizar con algo divertido.

Si quieres ser un director serio, debes hacer películas serias. Eso a mi no me preocupa, es decir, yo hago la cinta que realmente quiero hacer; es un gran honor brindar alegría a la gente. Escucharla reír tiene un valor muy especial.

Agregó: “Llamaría sofisticada mi película, porque yo quería retratar la comedia italiana de los años 60 y 70, que cuenta algo del ser humano. Como dicen por ahí: ‘alguien, aunque sea muy grande, es ridículo por lo menos dos veces en la vida’”.

Encontrar algo

Sobre si revaloró con este trabajo la obra de Godard, el entrevistado afirmó: “Tengo una relación clásica con su trabajo, me encanta su etapa inicial; después lo sentí un poco perdido, porque en realidad no le preocupaba el público. Creo que hay que considerarlo un artista contemporáneo que busca su camino y trabaja en su lenguaje cinematográfico. No le interesa hacer películas comerciales, no intentó seducir al público, sino encontrar algo.

“Antes de trabajar en esta película yo no tenía la estructura de su pensamiento, de cómo es que llegó a esa fractura en 1968, en la que rompió con el cine tradicional.

Cuando veía sus películas estaba un poco perdido; no podía determinar si una secuencia o una línea eran buenas. No me conmovían. Ahora lo considero un artista que ha recorrido un largo camino, que presenta una película cada cierto tiempo como una piedra angular de su pensamiento, como un hito. Ahora puedo tomar sus cintas y decir me gusta más esta que la otra o esta es muy buena. Cambié la manera de ver su obra.

Hazanavicius concluyó: La película no ha sido tan polémica y la figura de Godard tampoco es tan utópica. La crítica la odiaba antes de verla, pero luego hubo comentarios divididos; a una parte le gustó mucho; otra, dijo que yo no tenía derecho a hacer esas cintas. La élite cinéfila tiene al cinesta como tótem. Para mí la cinta es un homenaje. Quise hacer un retrato de sus formas; lo mostré con sus fallas. Es algo que hice para tener un recuerdo suyo; es un relato libre.