Alcalde convoca a ciudadanos a tomar las armas como defensa en Guerrero
19 noviembre, 2019
MP pierde pruebas contra ex funcionario acusado de corrupción en Hidalgo
19 noviembre, 2019

Traidores a la nación los que testifican contra Trump: republicanos

El líder de la minoría demócrata, Chuck Schumer, habla en conferencia de prensa sobre el juicio que se le sigue a Trump. Foto Afp

David Brooks, corresponsal

Nueva York. La Casa Blanca atacó a sus propios funcionarios mientras declaraban en las audiencias para evaluar la formulación de cargos contra Donald Trump, donde los republicanos continuaron su estrategia de descalificar a todo testigo -incluso su lealtad al país- que se atreva a cuestionar al presidente.

Cuatro funcionarios comparecieron en el tercer día de audiencias públicas ante el Comité de Inteligencia de la cámara baja como parte de su investigación de abuso del poder y otros posibles cargos contra Trump, dos de ellos de los primeros testigos que escucharon personalmente la llamada telefónica del 25 de julio entre el presidente y su contraparte ucraniana que detonó todo este proceso.

Pero lo más notable no fue la información que se proporcionó, sino el ataque de la Casa Blanca contra su propio experto sobre Ucrania. El teniente coronel Alexander Vindman. quien aún es empleado activo del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca -aunque según él ya no es invitado a varias reuniones donde antes participaba- fue atacado por un tuit de la cuenta oficial de la Casa Blanca mientras declaraba, con una cita de un superior expresando que “tenía preocupaciones” sobre el militar.

Vindman reportó, según su testimonio en las sesiones a puerta cerrada de este proceso y que reiteró hoy, que el alertó al abogado principal del Consejo de Seguridad Nacional por aspectos “inapropiados” de la conversación de Trump con su contraparte ucraniana Volodymyr Zelensky.

Desde entonces y de nuevo hoy, políticos y comentaristas aliados de Trump empezaron a acusarlo de tener lealtades “cuestionables», sugiriendo que hasta tal vez era espía -Vindman nació en Ucrania y su familia migró a este país cuando él tenía 3 años de edad- como parte de una obvio esfuerzo para descalificar al mensajero.

Pero Vindman no pareció intimidado, y hoy explicó que reportó la famosa llamada entre los mandatarios a los abogados del Consejo de Seguridad Nacional porque consideraba que era “inapropiado” que el presidente estadunidense “exija de un gobierno extranjero una investigación de un ciudadano estadunidense y opositor político”.

En un mensaje de repudio a las tácticas de los soldados de Trump, Vindman, en su declaración inicial elogió los valores de la democracia estadunidense, su orgullo como militar, y su origen inmigrante y que aseguró a su padre: “no te preocupes, estaré perfectamente bien por decir la verdad” ante los representantes electos del pueblo estadunidense.

Sin embargo, los republicanos continuaron buscando cómo descalificar al veterano de guerra condecorado, demostrando una vez más la disposición del presidente y su gente a continuar atacando hasta “héroes” y servidores públicos de este país, incluso quienes trabajan para ellos, si se atreven a decir algo en contra del comandante en jefe.

Críticos señalan que esa estrategia solo comprueba que no existe una defensa posible ante los hechos más que atacar a los acusadores y a los que pueden corroborar esos hechos.

Jennifer Williams, asesora especial sobre Europa y Rusia para el vicepresidente Mike Pence, testificó en la misma sesión con Vindman, donde calificó la llamada que ella también escuchó como “inusual”. De inmediato, dos de los asesores de mayor rango de Pence intentaron descalificar las declaraciones de su colega.

En la segunda sesión del día comparecieron dos testigos invitados por los republicanos, el ex enviado especial a Ucrania Kurt Volker y el ex director para Europa y Ucrania del Consejo de Seguridad Nacional, Timothy Morrison.

Tal vez el testigo más esperado de la semana es Gordon Sondland, el embajador a la Unión Europea, quien tuvo comunicación directa con Trump y estaba al centro de todo el asunto sobre el cual gira el impeachment hasta ahora, y quien está citado para comparecer este miércoles.

Un 70 por ciento de los estadunidenses considera que Trump no debería de haber presionado a Ucrania a investigar a sus contrincantes políticos, y un 51 por ciento considera que el presidente será formalmente acusado y destituido, según una encuesta de ABC News/Ipsos esta semana.

JSL
JSL