Bolivia: Tribunal invalida postulación de Evo Morales al Senado
20 febrero, 2020
PAN se unirá a ‘Un día sin nosotras’, anuncia Marko Cortés
20 febrero, 2020

Un socialista y un multimillonario dominan la contienda demócrata

Mike Bloomberg es el principal contrincante de Bernie Sanders. Foto Ap

David Brooks, corresponsal 

Nueva York. Un socialista democrático y un multimillonario dominan por ahora el concurso demócrata que seleccionará un candidato para enfrentar al multimillonario en la Casa Blanca en las elecciones presidenciales, lo cual en gran medida resume la esencia de esta coyuntura política en el país.

El senador Bernie Sanders encabeza las preferencias entre demócratas a nivel nacional en las encuestas más recientes y en varias de las elecciones internas del Partido Demócrata que están por celebrarse entre ahora y el 3 de marzo, y que podrían determinar si el socialista democrático consolida su posición como el candidato que llegará a la Convención Demócrata con la pluralidad de delegados.

Su principal contrincante en este momento es el ex alcalde de Nueva York, Mike Bloomberg, uno de los hombres más ricos del planeta quien está literalmente intentando comprar la nominación presidencial demócrata, y quien ya ha gastado aproximadamente 300 millones de dólares de su propia fortuna en inundar la televisión, radio y redes sociales con su propaganda. Ha dicho que está dispuesto a invertir hasta mil millones de dólares en su cruzada para derrotar a Donald Trump -a quien antes consideraba un “gran tipo” y con quien ha jugado golf (hay fotos).

La estrategia de Bloomberg fue entrar tarde al concurso -solo hace 10 semanas- después de concluir que el ex vicepresidente Joe Biden, el favorito de la cúpula, estaba fracasando y solo empezar a someterse al voto en los 14 concursos estatales que se realizan en el llamado “súper-martes”, el 3 de marzo.

Su inversión sin precedente en los medios ha cosechado un rápido ascenso llegando al segundo y tercer lugar en algunas encuestas nacionales entre demócratas -con lo cual también (después de un cambio de reglas por el partido para su beneficio) logró una invitación al debate entre los principales seis candidatos demócratas realizado el miércoles.

Sin embargo, aparentemente no se preparó y el consenso entre analistas fue que -dadas las altas expectativas- el multimillonario que se presenta como la única opción viable para derrotar a Trump por su experiencia tan exitosa como empresario y alcalde, fue el gran perdedor.

La senadora Elizabeth Warren, candidata del ala progresista del partido, fue particularmente devastadora al cuestionar su comportamiento sexista y sus políticas policiacas racistas cuando fue alcalde de Nueva York, pero le dio un gancho al hígado por su defensa de los intereses los más ricos de este país. Hablando de esta elección, afirmó que “no podemos sustituir a un multimillonario arrogante con otro”.

Para Sanders, la llegada de Bloomberg al escenario es peligrosa pero a la vez afortunada ya que el mensaje central de Sanders es el secuestro y corrupción de la democracia por los más ricos de este país. Sanders repitió que es “inmoral” que en tiempos donde multimillonarios como Bloomberg son cada vez más ricos, la mayoría está igual o peor que hace 30 años. Señaló que la fortuna personal de Bloomberg (unos 60 mil millones de dólares) es mayor que la riqueza de los 120 millones de estadunidenses más pobres. “Sabe que señor. Bloomberg, no fue solo usted quien ganó toda esa lana, tal vez sus trabajadores tuvieron un papel en esto también, y es importante que esos trabajadores compartan los beneficios”.

El sábado se realiza el tercer concurso electoral entre estos candidatos demócratas, esta vez en Nevada, donde por primera vez el voto latino se vuelve factor crítico (representan un 29por ciento de la población estatal, y casi un 20 por ciento de la ciudadanía empadronada). Sanders domina, por ahora, entre este sector, como con los jóvenes en todos los sectores.

Después de Nevada sigue Carolina del Sur en una semana, donde el voto afroestadunidense juega un papel determinante, y donde la campaña de Biden está apostando todo para resucitar al candidato de la cúpula.

Pero el premio mayor es sin duda el “súper martes” donde está en juego un tercio del total de los delegados que son los que votan para seleccionar el candidato del partido en la convención nacional en el verano. Sanders encabeza encuestas en varios de esos estados, incluyendo los dos más grandes, California y Texas.

“Si se necesita un multimillonario para ganarle a un multimillonario en las elecciones en Estados Unidos de América, ya no somos una democracia. Somos una plutocracia”, opinó la ex dirigente del sindicato nacional de enfermeras Rose Ann De Moro quien está apoyando a Sanders.

JSL
JSL