¿Más partidocracia, o apertura cívica?
21 junio, 2021
Cuando disminuían las agresiones a periodistas…
21 junio, 2021

La estación de la línea 21

Luis Ricardo Guerrero Romero

Nada nos atrevimos a pensar cuando en la estación de la línea 21 de la ciudad aquella recién conquistada por las mafias aquellas recientemente llegadas de las otras ciudades que, apenas eran autónomas pasó una llovizna de cenizas, un auténtico piroclasto. Así lo anunciaron las noticias, así lo gritaban los expertos, y así lo dudábamos los ciudadanos. Pues ni la estación 21, ni las ciudades circunvecinas, ni las mafias, ni nosotros, conocimos antes tal hecho. En nuestro país no hay volcanes, pero hubo piroclasto. Extraña cosa, dubitable situación, poco convincente para los peritos, y una noticia sensacionalista para los medios de comunicación.

Poco tardaron los influencers en emitir sus “interesantes” opiniones, unos cuantos haters o políticos frustrados empezaron a culpar al gobierno por la tergiversación del tema. Todos se interesaban del qué dirán, pero pocos, del qué hacer. Es mucho más fácil decir y responsabilizar, es más sencillo ser espectador sin nombre. Sin embargo, esa tarde la estación línea 21 no tuvo manos que la restablecieran, no tuvo ayuda que le hiciera deshacerse de las mafias, nadie se acercó a levantar las cenizas. El sistema lo impidió, pero: ¿por qué hay tantas cosas que el sistema limita, y de cualquier modo los movimientos pro lo que sea se meten y no respetan que el sistema diga no?, será que, como aquí en las cenizas de la estación se trata de ensuciarse, de trabajo duro, se prefiera denunciar para luego buscar usufructo; ¿es mejor dejar de ser proactivo? Que lo solucionen otros, pues estos movimientos cosificadores están ocupados en otras cosas, menos en restablecer la estación de la vida de la línea 21.

La estación, cuántas estaciones conocemos: las cuatro de Vivaldi, los cientos de la radio, las de las grandes avenidas, la estación terminal Chhatrapati Shivaji, la herida estación 12 del metro de la capital, estación y estación, son cosas distintas, por ejemplo, las de Vivaldi hacen referencia a las épocas climáticas del año, pero las de radio son dominios, y entre estación y estación hay diferencias. La estación de año, las etapas, son herencias de la voz latina: statio, (estatio> estacio> estación) tiene que ver con el tiempo. No obstante, la estación de espacio, de una zona de trasferencia tiene que ver con otro tema, con la sella gestatoria (silla gestatoria), silla de gestatio: acción de llevar, la silla que lleva, en particular llevaba al príncipe de Roma, Papa, en aquellos años bucólicos. A lo que vamos es que, en otros siglos, a las avenidas más prolongadas se les denominaba gestationes, pues eran empleadas para los paseos de la silla de la vergüenza. De la voz gestationes se fue dando el sustantivo en cuestión, por el fenómeno de la aféresis que suprime una parte de la palabra: gestatio> estatio> estacio> estación. Así que es distinta la estación, a la estación de la línea 21 de la ciudad tal, del país tal, del mundo también volátil.

l.ricardogromero@gmail.com