México, noveno lugar a nivel mundial por decesos de Covid-19
25 mayo, 2020
Rafael y el abuelo ‘Spivis’
26 mayo, 2020
  • Proclama de Salinas Pliego
  • ¿En el ánimo presidencial?
  • Monreal desinfla globos ajenos

Julio Hernández López

Uno de los empresarios más ricos del país, en ruta de ser el más beneficiado por el gobierno federal durante el sexenio en curso, lanzó ayer preguntas tuiteras a sus “amigos” y colegas en andanzas de negocios, a los que supone en cuarentena “en Valle” (puede suponerse que se refiere a Valle de Bravo, en el Estado de México) “o donde quiera que estén recluidos”.

Al asumir que el covid-19 no se va a extinguir y que continuará propagándose, Ricardo Salinas Pliego preguntó a sus compañeros empresarios cuáles son sus planes a futuro: “1.- ¿Quedarse encerrados hasta que haya cura o vacuna? 2.- ¿Quedarse encerrados hasta que el Gobierno les diga que pueden salir? 3.- ¿O quedarse encerrados hasta que un buen día se desapendejen y decidan salir a vivir la vida con todo y sus riesgos?”.

Obviamente, el principal accionista de Televisión Azteca, Elektra, Banco Azteca y otras firmas englobadas en el Grupo Salinas ha lanzado una especie de amistoso exhorto a la desobediencia de las medidas sanitarias dificultosamente cumplidas en México ante la irrupción del mencionado tipo de coronavirus. Es decir, un relanzamiento del llamado antes hecho en pantalla por su principal personaje televisivo en materia de noticias, Javier Alatorre, cuando, en la segunda quincena de abril, convocó a “ya no hacer caso” al encumbrado subsecretario de salud, Hugo López Gatell, emblemático vocero del gobierno obradorista en cuanto al citado virus.

La eventual rebelión de los grandes empresarios ya desapendejados podría tener como incentivo que Palacio Nacional no ha dado ninguna muestra real de desacuerdo con los retos que ha lanzado el insurrecto Salinas Pliego. Al conductor televisivo Alatorre se le dio trato de amigo y se le extendió una generosa exculpación pública, a diferencia de lo que sucede con otros medios de comunicación que han criticado las políticas andresinas. El máximo jefe Azteca pudo, por lo demás, extender el funcionamiento de sus negocios hasta llegar a un punto de escándalo ante el cual aceptó reducir parte de la actividad de algunos de ellos. Aún ahora, mediante la treta de la tercerización o subcontratación (outsourcing, en inglés), varias firmas siguen contratando personal y trabajando de manera relativamente discreta para el mencionado Grupo Salinas.

Tanta tolerancia hay hacia el desapendejamiento reivindicado por Salinas Pliego que cabe preguntarse si en el fondo sus posturas no corresponden a ánimos incluso gubernamentales deseosos de apresurar tiempos y entrar a un desescalamiento de rigores sanitarios ante la urgencia de reactivar lo más que sea posible del maltrecho aparato económico.

En otro tema: Ricardo Monreal se está convirtiendo en el pinchador de globos morenistas que no pasan por su zona de inflado. Toda iniciativa legislativa o propuesta política que no coincide con su visión, agenda o radio de alianzas hechas o por hacer (sobre todo en los ámbitos empresariales o no necesariamente de Morena) es pasada por la guillotina declarativa del zacatecano que, a pesar de los pesares, mantiene su expectativa de tener un papel relevante en 2024, cuando se elija al siguiente presidente de México.

Hace días, el exgobernador de Zacatecas y actual jefe político del Senado quitó filo a la propuesta de progresividad fiscal presentada por Alfonso Ramírez Cuéllar, presidente interino de Morena y miembro en segundo plano del primer círculo obradorista que tiene la vista puesta en Claudia Sheinbaum para 2024. Ayer, acható las reformas a la ley de educación que en Puebla fueron aprobadas por el congreso local y Miguel Barbosa como gobernador, personaje este, impulsado por Yeideckol Polevnsky y el máximo mando real de Morena, que le ganó la postulación a tal cargo al senador monrealista Alejandro Armenta.

Y, mientras el Bank of America ha empeorado su pronóstico económico para México en este año, al pasar de -8% a -10% su estimación de la caída del Producto Interno Bruto, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.