Retos del periodismo en 2017: silencios y mentiras
16 enero, 2017
Kermés
16 enero, 2017

Trump, dolor de cabeza para potosinos

Carlos López Torres

Tras el gasolinazo y el inminente tortillazo, míster Trump convertido en verdugo de las armadoras, especialmente de las que se instalarán en la entidad, no cesa en sus amenazas que todos sabemos buscará cumplir a toda costa.

Por más que Gustavo Puente Orozco, secretario de Desarrollo Económico, reitere que desde la administración estatal de Juan Manuel Carreras López se generarán las condiciones necesarias para detonar el crecimiento integral de la entidad, lo cierto es que  dichas intenciones dependerán en buena medida del comportamiento político de Trump.

Como resultado de haber doblado a la Ford Motor Company, el presidente electo del imperio vecino logró además un limitado efecto dominó que afectó la instalación de otras empresas proveedoras de la armadora trasnacional que, aunque no merecieron comentario oficial, han afectado las pretensiones de crecimiento económico en el estado.

Con su nueva amenaza dominguera de imponer un régimen arancelario elevado a la BMW, si esta armadora alemana insiste en fabricar en su planta de San Luis Potosí autos de exportación que se distribuyan en Estados Unidos, el proteccionista Trump prácticamente estaría enviando sendos mensajes a otros proveedores.

Especialmente a los ligados con el ramo automotriz como las dos empresas alemanas y una francesa, que asegura Gustavo Puente Orozco habrán de instalarse próximamente en la entidad. Lo más probable es que dichas empresas esperarán un tiempo para conocer finalmente en qué paran las amenazas de Trump; por lo que resulta muy temprano para echar las campanas al vuelo, señor secretario.

Aunque sólo faltan cuatro días para que el empresario racista sea investido presidente del imperio estadunidense, los efectos de sus constantes amenazas han debilitado enormemente nuestro devaluado peso, encareciendo todos aquellos productos de importación y no pocos de exportación que, como el trigo que se pagan en dólares, hacen prever un aumento importante al pan.

Por si ello no fuera suficiente, las y los potosinos veremos más disminuidos nuestros bolsillos con el próximo gasolinazo del 4 de febrero, que inevitablemente vendrá a consolidar los aumentos ocasionados por el primer gasolinazo, el aumento a la energía eléctrica y el gas, independientemente del aumento de otras mercancías y el transporte que subirán otra vez en febrero.

Por otro lado, sólo es cuestión de días para conocer las medidas migratorias concretas derivadas de la visión racista y antimexicana de míster Trump, que no sólo afectarán de inmediato las relaciones bilaterales, sino la llegada de paisanos que serán deportados, incluyendo muchos potosinos, en medio del convulsionado país a raíz del gasolinazo y el hartazgo que han propiciado los gobernantes.

Las movilizaciones llevadas a cabo por una parte de la sociedad potosina, deberán concretar a corto plazo otras formas de lucha y de organización ciudadana surgida desde abajo, ya sea de manera territorial por colonia o fraccionamiento, por comunidad o municipio. Pensar que con las medidas anunciadas por el gobierno las cosas van a cambiar, es tanto como seguir haciéndose ilusiones sobre el buen comportamiento que, de ahora en adelante, tendrá la clase política.