Bertha Luján rechaza contender por presidencia del CEN de Morena
30 agosto, 2020
La chica perspicaz
31 agosto, 2020

Directiva del Senado a Velasco-Verde

  • Morenistas inconformes
  • En San Lázaro, ¿priista Sauri?
  • Sheinbaum, Batres, Citlalli

Julio Hernández López
Amigo desde la infancia de Manuel Velasco Coello (en condiciones asimétricas), una especie de vicegobernador ejecutivo en Chiapas mientras “el güero” se encargaba de buscar escalones nacionales, Eduardo Ramírez Aguilar (autodenominado “Jaguar negro”) está encaminado por Morena (y el satélite PES) para ser confirmado hoy como presidente de la mesa directiva de la cámara de senadores.

No le afectó a Ramírez Aguilar, es decir, a Velasco Coello, la difusión del video en que otro subordinado del entonces gobernador de Chiapas, David León Romero, entregaba bolsas con dinero en efectivo a Pío López Obrador. A fin de cuentas, nada de eso contravino la operación concertadora de Ricardo Monreal, el jefe político del Senado y buen amigo y protector de Velasco Coello.

Aunque, ha de decirse, el entonces gobernador también fue protector del zacatecano en episodios como la liberación de Benelly Jocabeth Hernández Ruelas, María Lizeth Semenow Ayala y Sofía Olvera Castro, quienes arribaron con un millón de pesos en efectivo al aeropuerto de Tapachula justamente en el 2015 electoral en que supuestamente se grabó el video arriba mencionado. Propaganda a favor de Morena, una maleta con el nombre de Monreal, nexos luego aceptados y una llamada telefónica interceptada y luego difundida, mostraron la relación de las detenidas, y luego liberadas, con el político que ahora coordina la bancada senatorial de Morena (https://bit.ly/3jxMQHx ).

También ha de decirse que no toda la bancada morenista apoya los arreglos de Monreal y Velasco para colocar a Ramírez como presidente de la directiva. Martí Batres, por ejemplo, tuiteó: “No hay tal unanimidad en la postulación de Eduardo Ramírez a la presidencia de la mesa directiva del Senado. Hay varios senadores que no estamos de acuerdo con esa candidatura y no votaremos por él”. Ayer, esos senadores no asistieron a la reunión encabezada por Monreal en la que se formalizó la asignación del cargo a Ramírez.

En la cámara de diputados no había anoche una decisión tomada, aunque los indicios apuntaban a que, así como en el Senado se optó por consolidar la alianza con el Verde Ecologista y Manuel Velasco, en San Lázaro se podría privilegiar la buena relación con el Partido Revolucionario Institucional, que propone a la exgobernadora de Yucatán y varias veces legisladora, Dulce María Sauri Riancho, para presidir la mesa directiva.

La resolución de este caso se ha alargado debido a que el Partido del Trabajo, con Gerardo Fernández Noroña como principal motor, buscó superar en número de asientos al PRI, para que la asignación de la presidencia de la mesa quedara efectivamente en la tercera fuerza electoral, que de súbito sería la petista y no la priista. En este camino, el PT incorporó a dos personajes originalmente contrarios a Morena y particularmente a Claudia Sheinbaum, Mauricio Toledo y Héctor Serrano (este, el principal operador político de Miguel Ángel Mancera en el gobierno de la capital del país).

Esa afiliación de impresentables permitió a Alfonso Ramírez Cuéllar, Martí Batres y Citlalli Hernández, entre otros morenistas, impugnar el proceso petista, aunque hoy todavía se esperan horas complicadas en San Lázaro, con Fernández Noroña habiendo señalado en video dominical que si no queda en el cargo él verá hacia adelante y con un reproche a la postura de Sheinbaum.

En los jaloneos por la citada presidencia de la mesa directiva estuvo Morena a punto de perder la presidencia de la Junta de Coordinación Política, pieza clave para el manejo de San Lázaro, a cargo del ebrardista Mario Delgado, también aspirante a presidir Morena, proceso este en el que se ha postulado el joven intelectual Gibrán Ramírez, en tanto Bertha Luján pareciera dispuesta (¿tácticamente?) a bajarse de la contienda. En el batidillo, un diputado de Morena, que había pasado al PT, en 24 horas se desdijo y regresó al partido mayoritario, para evitar que Acción Nacional quedara a cargo de la Jucopo. Calientito que se ha puesto todo. ¡Hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.