A los indígenas debe consultárseles
12 mayo, 2016
Nadie sabe
12 mayo, 2016

Juntas de mejoras y participación ciudadana

Martín Faz Mora

Fuera del plazo reglamentario, pero con la anuencia otorgada por la aprobación del Cabildo –que le confiere efectos–, la convocatoria para la renovación e integración de las Juntas Vecinales de Mejoras de la ciudad de San Luis Potosí está en marcha.

Como señalé en anterior colaboración del 3 de marzo (Juntas de Mejoras: plazo a contra reloj), tal organismo de participación ciudadana han sido identificado en el imaginario de la ciudadanía de la capital como un espacio de interlocución legítima entre los habitantes de los barrios y colonias con las autoridades municipales. La relación entre gobiernos municipales, juntas de mejoras y ciudadanía ha oscilado entre el interesado uso político-electoral de éstas a las cuales los gobiernos en turno suelen percibirlas como una plataforma territorial óptima para la búsqueda de votos en los procesos electorales, o bien como organismos a modo y cooptados que no causen perturbación a las autoridades. Esta perspectiva de uso clientelar es, quizá, la que más ha persistido en el devenir de las juntas de mejoras.

No obstante, en no pocas ocasiones las juntas de mejoras logran constituirse como un legítimo espacio de representación vecinal que impulsa agendas efectivamente sentidas por sus habitantes: mejoras a la infraestructura, servicios públicos, seguridad, espacios de recreación, conservación de espacios comunitarios e históricos, etcétera.

Atrapadas entre las sobre expectativas, el reclamo vecinal y la indiferencia gubernamental, su trabajo suele ser complicado, tanto porque las juntas de mejoras no tienen forma efectiva de hacer valer sus solicitudes o demandas debido a una gran debilidad normativa respecto de sus atribuciones y las obligaciones de las autoridades para con ellas, así como por la ausencia de una voluntad política efectivamente comprometida con la participación ciudadana por parte de quienes encabezan las autoridades municipales, cuando no porque hasta resultan ser cooptadas a un mecanismo clientelar.

El único antídoto para el control y cooptación gubernamental de las juntas de mejoras es la más posible y nutrida participación ciudadana. No es asunto sencillo, cierto, tanto porque existe un gran déficit de ciudadanía activa como lo demuestran las Encuestas Nacionales sobre Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (Encup) elaboradas por el Inegi y la Secretaría de Gobernación, donde solo 10 por ciento de la población dice pertenecer a una organización de vecinos, colonos y/o condóminos, así como por la premura con la que habrá de realizarse el proceso: sólo escasos seis días para el registro de planillas, del 16 al 21 de mayo, con horarios restringidos que pueden resultar un obstáculo para muchos; y deberán hacerse más de 300 asambleas en diversas demarcaciones en tan solo 19 días, entre el 6 y el 24 de junio, en un promedio superior a 16 diarias, lo que supone un reto logístico y operativo nada menor que de no ser debidamente atendido bien puede constituirse en un obstáculo a la participación.

La difusión de la convocatoria no se percibe en los espacios públicos de mayor afluencia de las colonias, tales como: mercados, plazas, centros comerciales, centros comunitarios, parada de camiones, iglesias, etcétera. Ni siquiera a las anteriores mesas directivas de las juntas de mejoras se les ha hecho llegar la misma para que, al menos, colaboren a su difusión. Una escasa o segada difusión de la convocatoria tampoco contribuye a propiciar la amplia participación ciudadana requerida.

Limitar las condiciones de accesibilidad amplia a la participación ciudadana mediante procedimientos restrictivos y la escasa difusión, ha configurado una distorsión al sentido genuino de la participación ciudadana, introduciendo elementos perjudiciales de simulación, manipulación y fomento al clientelismo incluyéndose el de naturaleza partidista.

De nuevo: el único antídoto es la más posible y nutrida participación ciudadana auténtica y genuina. Un primer paso consiste en difundir lo más ampliamente posible la convocatoria aprobada por el Cabildo el pasado 29 de abril, así como las fechas cruciales del proceso en curso de conformación de las juntas de mejoras:

– Registro de planillas: del 16 al 21 de mayo;

– Difusión del aviso previo convocando a las asambleas vecinales: del 23 de mayo al 3 de junio;

– Realización de las asambleas vecinales para la renovación de las juntas de mejoras: del 6 al 24 de junio.

Además de la página web del Ayuntamiento de San Luis Potosí, la convocatoria está disponible en: http://www.ceepacslp.org.mx/ceepac/uploads2/files/junta-de-mejoras-media-plana.pdf

Twitter: @MartinFazMora

Martín Faz Mora
Martín Faz Mora
Activista social por los derechos humanos. Colaborador de la Jornada San Luis. Preside Junta Vecinal de Barrio San Sebastián. Consejero Electoral en CEEPAC