Nuevo ataque contra autos Uber deja al menos seis vehículos dañados
3 febrero, 2017
México y sus mayores amenazas
3 febrero, 2017

La onerosa burocracia política

Carlos López Torres

En México todo es costoso: la inacabable e imperfecta democracia a la mexicana, por ejemplo, ha resultado a final de cuentas una de las más caras del mundo, aunque uno de los consejeros del IFE se ha inconformado con la baja de su salario que es casi de 180 mil pesos mensuales.

Los sueldos de los funcionarios federales son altísimos y los de los gobernantes estatales, incluyendo a los funcionarios de primer nivel, no dejan de ser igualmente gravosos.

Los senadores y diputados federales, como ha sido ya denunciado y comprobado, no se miden en cuanto a sus percepciones salariales y el cúmulo de apoyos y prerrogativas que se autoasignan.

Los diputados locales que la próxima semana estrenarán cada uno automóvil nuevo, cuyo aguinaldo es de 90 días y mantienen en secreto lo relativo a la gestión institucional, le regatean sin embargo el presupuesto al sistema anticorrupción del estado.

Los presidentes municipales, por consiguiente, ya han tomado sus providencias para aumentarse su salario, o ya de perdis mantener el mismo al igual que sus más allegados que cobran en la nómina aunque no hagan nada.

Para el diputado Óscar Bautista Villegas, la aprobación del paquete que estaría listo para finales de este mes o principios de marzo, una vez que se atiendan todas las lagunas encontradas en el proyecto de iniciativa “preferente” enviado por el Ejecutivo, resultaría muy costosa su puesta en práctica al decir del legislador; por lo que urgen al gobernador para que aclare lo relativo al impacto en el presupuesto del sistema anticorrupción estatal, pospuesto una y otra vez después de su costosa campaña publicitaria.

Aunque para el presidente de la Comisión de Gobernación del Congreso local, la presentación de proyecto carrerista es “una gran oportunidad para el manejo honesto y transparente de todos los recursos…”. O sea, que la corrupción imperante en la entidad sólo esperaba una oportunidad para ser combatida. ¿Y todo la palabrería que se ha dicho cada que se reforma o adicionan algunas leyes hacendarias, administrativas y financieras dónde ha quedado?

Más aún, el celoso guardián del presupuesto que se aprobó hace sólo dos meses, sin contemplar el presupuesto para la rezagada iniciativa del sistema anticorrupción de la entidad, no deja de poner en duda la aplicación íntegra del proyecto una vez que sea aprobado. Pero eso sí, la próxima semana verá usted a los diputados en sus flamantes autos nuevecitos. Para eso sí hay presupuesto.