Inauguran iluminación del bulevar Río Santiago
14 septiembre, 2020
Quién escribe, quién lee
15 septiembre, 2020
  • El sorteo enmarañado
  • Grito, distancia y Catedral
  • ¿Tribunal frena encuestas en Morena?

Julio Hernández López

Las firmas: hoy se cumple el plazo para entregar las constancias ciudadanas que apoyan la realización de una consulta popular sobre enjuiciamiento de expresidentes de la República. El levantamiento de estos apoyos individuales fue realizado desde diversos flancos organizativos, con la meta de dos millones de rúbricas. A pesar del esfuerzo hecho durante dos semanas, el camino no es seguro, pues aparte de la meta numérica faltan las confirmaciones tanto de la validez de los registros como de la procedencia de la pregunta a realizar.

Ante la posibilidad de que no se reúna el número suficiente de firmas, el presidente de la República dijo ayer que estaría dispuesto a presentar personalmente la solicitud del caso. En días pasados ya había advertido al Instituto Nacional Electoral (INE) que se alistara para realizar la citada consulta. Aún así, el punto clave está en la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que debería declarar si hay condiciones jurídicas para realizar la multicitada consulta y si el fraseo propuesto por los promoventes es el adecuado.

La rifa: hoy se realizará el sorteo del equivalente del precio del avión presidencial comprado por irresponsabilidad por Felipe Calderón Hinojosa y utilizado con desparpajo por Enrique Peña Nieto. Ha sido difícil para la presidencia actual el manejo de este asunto, pues hasta ahora ha resultado imposible la venta a un precio razonable de la nave aérea de máximo lujo. No es un problema creado por la actual administración, pero es esta la que ha debido intentar fórmulas de solución.

Al enredo en sí del qué hacer con el citado avión se agregó la presunta chispa de ingenio que enmarañó los ingredientes y habilitó la opción de un sorteo a través de la Lotería Nacional. En un camino sinuoso, se destinó dinero público para financiar el proyecto, se convocó a una cena a empresarios de gran capital para que se comprometieran a comprar “cachitos”, se decidió usar el erario para regalar los boletos que no se vendieran a clínicas y hospitales que serían los beneficiarios finales de toda esta historia azarosa y, luego de tantas vueltas, habrá de verse cuánta es la utilidad real que se consiga.

El Grito: hoy el presidente de México encabezará una ceremonia que es signo de los tiempos. A diferencia de las multitudinarias concentraciones para presenciar la ceremonia conmemorativa del momento en que inició la Independencia Nacional (aunque, en realidad, el día fue el siguiente y la hora fue de madrugada), en esta ocasión las obligaciones del distanciamiento social han impuesto un ritual de reducida asistencia.

La catedral: en el tendido de los mecanismos de seguridad habituales en estas conmemoraciones se produjo un roce entre la jefatura del catolicismo en la Arquidiócesis de la Ciudad de México, a cargo del cardenal Carlos Aguiar Retes, y el aparato militar que, según lo dicho por las autoridades religiosas, no informó oportuna y adecuadamente de la decisión de adelantar la implantación de controles en el Zócalo y sus alrededores, lo que puso en riesgo la celebración de la misa dominical en la Catedral Metropolitana y generó mensajes de la jerarquía católica que dieron pie, aunque esos mensajes no contenían tal información, a la alarmista denuncia de algunos grupos políticos y religiosos de que “el Ejército había tomado la Catedral”.

Fue, sin duda, una exageración mal intencionada, deseosa de acelerar presuntas inflamaciones neocristeras, pero en el fondo estuvo el mal manejo de la comunicación gubernamental en un tema tan delicado que, con simples descuidos, levantó polvareda que puede durar más tiempo de lo previsible en el ánimo contrariado de segmentos muy dispuestos a ir en contra del gobierno de la llamada 4T.

Y, mientras hoy el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resuelve si entrampa más el proceso de renovación de dirigencia de Morena, pues podría ordenar al INE que se haga valer la paridad de género en las candidaturas y que participen todas estas en las encuestas de opinión y no solo seis “finalistas”, ¡hasta mañana! 

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.