Félix: le ganó la lengua
13 abril, 2021
El FMI se congratula de la política neoliberal instrumentada por el gobierno
13 abril, 2021

Leer racionalmente lo irracional: Pagés Rebollar denuncia conspiración

Federico Anaya Gallardo

Una de las señales de que se viven tiempos de cambio es la polarización. Los angloamericanos me dirían: wishful thinking! Esta expresión se traduciría como “ilusiones”, “optimismo”, pero sugiere que la ilusión o la confianza son “vanas”. Para comprenderla mejor hay que trasladarla directo del inglés al castellano: anhelante pensamiento. El Diccionario Cuyás propone: “creencia deseada, o movida por el deseo”. Se trata de algo bien meditado, que se delibera con cierta constancia. Por eso el verbo to think/pensar se pone en gerundio. Es algo que “estamos realizando”. Pero, pese a la constancia, ese pensar está fuertemente influido por el anhelo. En mi caso, presento a mis lectoras esta nueva serie de comentarios reconociendo que mi pensamiento está definido por un deseo. Conscientemente decido buscar algo positivo en medio de los exabruptos de la polarización política de hoy. Por eso afirmo de entrada que la polarización es signo de la transformación. Deseo pensar que la transformación está ocurriendo. Anhelo pensar que el proceso será para bien. Quiero pensar que los desplantes irracionales que re-visitaré pueden ser leídos de modo racional y razonable. Supongo de buena fe que todas y todos aprenderemos del ejercicio de debate.

El México posterior a 2000 pasó de la euforia ante la victoria de Fox sobre el priísmo a la perversa campaña de “un peligro para México” para enfrentar el obradorismo de 2006. Y los siguientes doce años nos los pasamos debatiendo los sucesivos desastres calderonista y peñista mientras cada vez más personas pensaban que “estaríamos mejor con Obrador”. Así se juntaron los 30 millones de votos del triunfo electoral de 2018. Este recuento de hechos se alarga por dos larguísimas décadas. Y, si recordamos que la crisis terminal del priísmo inició en 1982, resulta que llevamos polarizados casi cuarenta años.

Si las raíces y contexto de esta polarización se ubican en un periodo de varias décadas estamos –muy probablemente– ante una crisis estructural. Un juicio razonable sobre esa polarización, por lo mismo, debería tomar en consideración lo que la École des Annales llamaba longue durée. Deberíamos hablar de estructuras de una notoria estabilidad a lo largo de décadas y centurias. Por ejemplo, de marcos geográficos como la pertenencia de México a Latinoamérica o a Norteamérica –cuestión que hizo crisis tan pronto como el Septentrión virreinal se independizó de España y que aún hoy es tema “candente”. Por eso es que hace meses sugerí a mi lectora estudiar geopolítica.

Igual habríamos de hablar de realidades biológicas, como la existencia y el agotamiento de recursos forestales y la expansión de la ganadería en el trópico húmedo –asunto que llevó a la colonización del sureste mexicano en Tabasco, Chiapas o sur de Campeche …y que explica la necesidad actual del Tren Maya y la agitada discusión acerca de cuáles serán sus impactos sociales.

Tendríamos que discutir el extractivismo como parte esencial del desarrollo en sociedades que se expanden demográficamente, analizando el auge y la decadencia de economías modernas en nuestros desiertos productores de guayule y lechuguilla (1890-1940), mismos que ahora sufren la minería a cielo abierto (Mazapil en Zacatecas), la industria (Dinamita en Durango), o la agroindustria (La Laguna).

Deberíamos discutir los límites de la productividad de nuestra sociedad: por ejemplo, lo que implica introducir nuevas tecnologías en comunidades cuya mayor riqueza es la mano de obra no calificada –un tema recurrente en México desde hace al menos siglo y medio pese a la increíble urbanización ocurrida de 1930 a la fecha. ¿Son sostenibles –y expandibles– en el largo plazo clusters industriales y tecnológicos como los de El Bajío sin una mejor distribución del ingreso y con sólo un tercio de la población yendo a la universidad?

Finalmente, estaríamos obligados a discutir seriamente algunos fenómenos ideológicos como el persistente patriotismo criollo que sigue viéndonos (como Nación) en oposición al “Norte protestante y anglosajón” así como las razones del continuo escape de nuestros pobres hacia el gran Norte –ayer uniéndose a las bandas de comanches y apaches para librarse del yugo de las haciendas, hoy migrando para encontrar en los EUA y Canadá las oportunidades que sus dominadores criollos no les otorgan en México.

En el último tipo de temas, el ideológico, se debe ubicar la pública desesperanza de las élites políticas que fueron desplazadas por la elección del primero de julio de 2018. Hay muchos ejemplos de su desaliento, que en ocasiones adquiere dimensiones de histeria. Hoy tomaré por vía de ejemplo las opiniones editoriales de Beatriz Pagés Rebollar publicadas en varias fechas. Empiezo por la del 13 de diciembre de 2018 en su revista Siempre! (“Más allá de los 600 mil pesos”, Liga 1.)

Pagés dirige Siempre! y es hija del fundador de la revista (José Pagés Llergo, 1910-1989). La exlegisladora federal por el PRI inicia así su editorial de 13 de diciembre de 2018: “En algún lugar de Palacio Nacional debe estar la oficina de Nicolás Maduro. Su presencia e influencia es evidente”… Trataré de comentar ese texto de Pagés con racionalidad; pero te cuento, lectora, que este inicio me recordó una bizarrísima comida a la que acudí en 1977 en una vieja casa de San Cosme perteneciente a la anciana tía de un amigo de la primaria. La matriarca nos explicó a los adolescentes sentados a su mesa cómo Satán presidía las sesiones de las logias masónicas en forma de un gran macho cabrío… Luego nos explicó cómo en esos ritos de liberales y comunistas se comían niños. Supongo que alguna nieta de la venerada tía de mi amigo (luego empleado de Citybank en Nueva York) terminó de guionista para la Sabrina de Netflix. Recuerdo bien lo que pensé al oír lo del macho cabrío: “Mi abuelo Emigdio es masón y nunca me ha dicho que llevaran chivos a su logia en Torreón”. Ante una narración ideologizada, una mente razonable trata de oponerle hechos que conoce directamente.

La “evidente” presencia e influencia de Maduro en Palacio Nacional de la editorial de Pagés en 2018 es como el macho cabrío que presidía las sesiones masónicas en la “lección” de aquella oscura matriarca en 1977. ¿Cómo leer racionalmente este tipo de enunciados? La “tonada” de Pagés se repete ad nauseam en su texto de 2018 y se ha convertido en una línea permanente en sus editoriales. El 2 de abril de 2021 reiteró el mismo mensaje, pero en un tono tan urgente que llega a la histeria. (“Asesinar al INE”, Liga 2.) Allí afirma: “Venezuela, Nicaragua, Ecuador y Bolivia comparten lo que algunos llaman ‘dictadura electoralista’ …” Pagés concluye que el presidente López Obrador quiere “una maquinaria electoral donde el ciudadano se convierte en una simple marioneta para simular democracia. ‘Votas, pero no eliges’. Asesinar al INE es estratégico … El órgano electoral es el último obstáculo —la Corte ya está doblada— a la tiranía pejísta.” Actualmente está circulando por Facebook y WhatsApp un video en el que la autora lee en tono de alarma su editorial. (Liga 3.)

Desde 2018 a 2021, Pagés nos explica con voz de autoridad indiscutible (matriarca presidiendo el ágape de lectores que ella presume adolescentes) que el obradorismo convertido en Presidencia se ha propuesto “cumplir con el primer mandato del ‘catecismo’ [chavista]: someter el Poder Judicial”. ¿A dónde se puede encontrar el dicho catecismo? Pagés nos deja en la oscuridad. No provee a sus lectoras ni datos editoriales ni liga para buscar en internet. Sus lectoras quedamos confundidas: si el obradorismo ya sometió al poder judicial federal ¿cómo se explican el fallo de la segunda sala de la Suprema Corte contra el acuerdo de la secretaria de Energía Nahle de 2020 y las recientes suspensiones erga omnes contra la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica de 2021?

En 2018 Pagés se preguntaba: “¿Qué sigue? De acuerdo con la biblia chavista … La Ley de la Fiscalía General, recientemente aprobada, va a permitir al Ejecutivo federal que un fiscal sometido a su voluntad lleve a la cárcel a quien represente una amenaza política”. La ineficacia y gazapos de la FGR, y la corrección que el presidente López Obrador debió hacer a la amenaza de litigio internacional de Gertz Manero contra la DEA no cuadran muy bien con esta profecía de Pagés. No importa, según ella, el obradorismo busca “desaparecer la división de poderes y ‘constitucionalizar’ un régimen totalitario”. En 2018 sólo faltaba un llamado patriótico a las armas. Pagés lo hizo el 18 de febrero de 2020. Ese día Pagés escribió a los altos mandos militares: “¿Están conscientes del daño que este gobierno está provocando al prestigio de una institución que se ha distinguido históricamente por su lealtad a los principios más importantes de la república? … no nos gusta a quienes fuimos educados en el respeto a las Fuerzas Armadas de México, ver a sus titulares sentados en la ‘mañaneras’, con la cabeza baja, escuchando cómo ese hombre que cree ser dueño del país, destroza a la nación, sin que nadie, absolutamente nadie, se atreva a hacer o decir algo. … Esta no es una carta para pedirles que den un golpe de Estado. Este es un llamado para que la institución que encarna los valores más sublimes de servicio a la patria, se atreva a decir: ‘No, señor Presidente’.” (“Carta a las fuerzas armadas”, Liga 4.)

Lo que vemos aquí es una narrativa nerviosa e irritada que no se ajusta a la complejidad manifiesta del campo político, acusaciones inconsistentes de una conspiración extranjera contra las “buenas tradiciones” de México y un llamado claro a que las fuerzas armadas desobedezcan a su comandante supremo. Podríamos despreciar e ignorar. Pero acaso sea mejor analizar y entender este tipo de narrativas. Acaso así podremos discernir qué respuesta hay que dar desde la sociedad civil, democrática y popular. Seguiré sobre esto en mis siguientes comentarios.

agallardof@hotmail.com

Ligas usadas en este texto:

Liga 1:
http://www.siempre.mx/2018/12/mas-alla-de-los-600-mil-pesos/

Liga 2:
http://www.siempre.mx/2021/04/asesinar-al-ine/

Liga 3:
https://www.facebook.com/watch/?v=790461094922677&_rdr

Liga 4:
http://www.siempre.mx/2021/02/carta-a-las-fuerzas-armadas/