Ayuntamiento seguirá utilizando la palabra gallardía, afirma Aranda
11 enero, 2017
Corrupción, dispendio y no retribución
11 enero, 2017

Desobediencia civil

Israel López Monsivais

Henry David Thoreau, poeta y ensayista estadunidense inclinado al naturalismo filosófico, escribió uno de los ensayos mas transcendentales del pensamiento político, Desobediencia civil. Thoreau fue crítico de la sociedad estadunidense en el siglo XIX. Su propuesta fue y es fundamental en las protestas sociales contra las medidas desmedidas de los gobiernos.

Filosofía anarquista que es una representación de la rebeldía contra el Estado. Sus ideas nos exhortan a vivir con lo justo. El poeta fue encarcelado por negarse a pagar el impuesto sobre los votantes (sí cumplía con otros tributos). Impulsado por pasar una noche en prisión escribe la denuncia antes mencionada invitando a los ciudadanos a practicar la protesta no violenta.

Con sano criterio indica que la ley de la conciencia está por encima de la ley civil. Henry se pregunta ante las leyes injustas e impuestas: “¿Deberíamos obedecerlas? ¿O deberíamos hacer un esfuerzo por modificarlas, obedeciéndolas cuando las consideramos correctas, y transgredirlas cuando no sea así?”. Al lado de ello se opuso a la invasión estadunidense a nuestro país.

En su momento cuestionó: “¿Cómo debe actuar un hombre ante este gobierno americano de hoy?”. Yo pregunto ahora: ¿Cómo deben comportarse los ciudadanos ante este gobierno mexicano corrupto, impune e insensible? Basándose en la desobediencia civil no podemos asociarnos con él y mantener nuestra propia dignidad.

No deberíamos reconocer ni por un instante a esta organización política como nuestro gobierno. En el texto se reconoce como opción la revolución: “Derecho a negar su lealtad y a oponerse al gobierno cuando su tiranía o su ineficacia sean desmesuradas e insoportables”. Cierto es que el gobierno de Enrique Peña Nieto es ilegítimo e insostenible por sus agravios a la nación.

La principal tesis expuesta en Desobediencia civil es que el gobierno es una continua maquinaria de injusticias. Por lo tanto, nuestra vida será el freno que la detenga. El abuso de la potestad tributaria del Ejecutivo federal y las reformas estructurales provocaron la insatisfacción ciudadana. Como es sabido el gasolinazo es el detonante del descontento social.

El impulsor de la desobediencia civil justifica su acción política: “Si mil hombres no pagan sus impuestos este año, el Estado y su burocracia ya no podrán sobrevivir”. Esta es la definición de una revolución pacífica. Concluyendo: “Cuando el Estado te reprime no enfrenta la conciencia de un hombre de una manera intelectual o moral, sino que atiende únicamente a su cuerpo”.

México despertó este 2017. Los ciudadanos de San Luis Potosí salieron pacíficamente a las calles a repudiar al mal gobierno. Razones para manifestarse existen en SLP: inseguridad, autoritarismo del gallardismo, vergüenza legislativa, feminicidios sin resolver, insensibilidad de la clase política potosina y un gobierno estatal ineficiente y costoso.

Considero indiscutiblemente que la afirmación que las protestas no sólo deben ser contra el gasolinazo. Si no nos representan y no reducen el gasto corriente que se vayan todos. Creo haber mostrado que es legítima la desobediencia civil de los ciudadanos mexicanos. Espero que comience el despertar ciudadano siguiendo el ejemplo de los indignados en España, la primavera árabe y los occupy.

Alineándose con la demanda nacional de dar marcha atrás al gasolinazo. Podemos sumar a la agenda de protestas en SLP: acabar con los abusos del Congreso local, reducción salarial al gabinete del gobierno estatal, austeridad en todos los entes públicos y terminar con el despilfarro publicitario de la gallardía. Finalmente los verdaderos saqueadores de la riqueza nacional los encontramos en la partidocracia.

Aguijón: Independencia estadunidense, revolución francesa y la marcha de la sal en la India son movimientos que comenzaron por el abuso tributario de los gobiernos.

Twitter: @francotiradort1

Mail: [email protected]

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.