Detienen a 22 presuntos integrantes del CJNG en Zacatecas
5 agosto, 2020
AMLO tendrá reunión con 32 gobernadores en San Luis Potosí
6 agosto, 2020
  • Radiografía del secretario Toledo
  • Alfonso Romo, pernicioso
  • 6 años: Larrea, Río Sonora

Julio Hernández López

Hoy se cumplen seis años de una de las tragedias ambientales con cargo al minero Grupo México, propiedad de Germán Larrea Mota Velasco, uno de los principales opositores históricos del arribo de Andrés Manuel López Obrador al poder. Cuarenta millones de litros de sulfato de cobre acidulado fueron vertidos en los ríos Sonora y Bacanuchi, contaminándolos y afectando a unas veintidós mil personas de ocho municipios sonorenses.

Nada se ha hecho, en realidad, para remediar lo sucedido ahí: la impunidad ha sido acremente señalada en un documento oficial por los Comités de Cuenca Río Sonora (https://bit.ly/30tPqYu ), que exigen al presidente López Obrador y a la gobernadora priista Claudia Pavlovich acciones reales y no solo discursos y promesas.

Pero Larrea Mota Velasco sí consiguió, por ejemplo, que el jefe de la oficina de la Presidencia de la República, Alfonso Romo, empresario con conflicto de intereses que él mismo reconoció antes de aceptar ese encargo, convocara a un desayuno con el secretario federal del medio ambiente, Víctor Manuel Toledo, para tratar de convencer a este “de que fuéramos más accesibles y, digamos, que presionábamos mucho a Grupo México”.

Toledo, según una grabación que comenzó a circular ayer, habría dicho que Romo “ha adquirido enorme centrabilidad (sic) y poder dentro del gobierno, dado por el presidente; es el operador principal para bloquear todo lo que efectivamente sea, digamos, en la línea de lo ambiental, de la transición energética, de la agroecología, todo el tiempo”. En esos afanes, Romo tiene su personalísima pieza operativa: el secretario de agricultura, Víctor Manuel Villalobos, sabido y recontrasabido aliado, promotor y defensor de empresas de cultivos transgénicos y de intereses trasnacionales, a tal grado que en estos días se atrevió a incluir con falsedad el nombre de la secretaría del medio ambiente y su titular para justificar el uso del glifosato (herbicida señalado como cancerígeno) en cultivos mexicanos.

Aparte de las revelaciones específicas, como el presunto cabildeo a través de una de las subsecretarías de Gobernación para tratar de que una consulta pública respaldara la instalación de una cervecera en Mexicali, las palabras del secretario Toledo constituyen una desmitificación e incluso descalificación, pues “la 4T, como un conjunto claro y acabado de objetivos, no existe. El gobierno está lleno de contradicciones, se expresa concretamente en luchas de poder al interior del gabinete” (https://bit.ly/39ZeJox ).

Reconocido como un académico, investigador y articulista honesto y congruente, el secretario Toledo ha hecho una radiografía que más que generar enojos o linchamientos de internet debería mover a análisis, discusión y corrección: desde las entrañas del poder obradorista está señalando las contradicciones, la indefinición ideológica y la descarnada lucha por el poder: “El gobierno es un gobierno de contradicciones brutal y toda nuestra visión, que aquí la compartimos a lo mejor todos nosotros, no está para nada en el resto del gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del presidente”.

De visita en Sinaloa, el presidente López Obrador se regaló una estampa polémica más (antes, el caso Ovidio Guzmán y el saludo a la mamá del Chapo): bajó de su camioneta para tomarse una fotografía con José Alfredo Rios Meza, el Komander, el principal cantor de narcocorridos que ensalzan historias de capos, operativos de degüellos y destazamientos y otras “hazañas” de grupos criminales. ¿Habrá escuchado “Sanguinarios del M1”, del Movimiento Alterado, con el Komander y otros intérpretes (https://bit.ly/3a6HgZl )?

Y, mientras la mayoría morenista en el congreso de Oaxaca hizo aprobar ayer la prohibición para que a menores de edad les vendan bebidas embotelladas azucaradas y alimentos chatarra, restricción pionera a nivel nacional, que de inmediato provocó la reacción adversa de cámaras empresariales, ¡hasta mañana, con los diputados federales planteando la posibilidad de inaugurar sesiones el 1 de septiembre en el Zócalo o en el Auditorio Nacional!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.