Goces ridículos
13 mayo, 2019
Las imágenes que podrían revitalizar al fotorreporterismo
13 mayo, 2019
  • AMLO lo defiende: no a politiquería
  • Incendios, humo, contaminación
  • Cuando Claudia protestaba

Julio Hernández López

Los gobernadores temen el contraste con el presidente de la República en los actos públicos y ayer le correspondió a Enrique Alfaro confirmar lo que ya parece una regla política. En Puerto Vallarta, en el estado que gobierna, Jalisco, le propinaron rechiflas y abucheos que le hicieron enojar. Andrés Manuel López Obrador entró al rescate, pero ello terminó, como ha sucedido en otros estados, apuntando los bonos políticos en la cuenta del tabasqueño visitante y no del anfitrión sobajado.

La idea ya la ha pronunciado el nativo de Macuspana en otras ocasiones, pero ayer le dio un poco más de referentes a ese intento de amnistía en plazas públicas a sus adversarios, a los gobernadores provenientes de partidos que no sea Morena: “Ya chole con los gritos y con la falta de respeto a las autoridades. ¿Saben qué es eso? Es politiquería, eso es lo que llama en el viejo régimen la llamada grilla, vamos a hacer política distinta, tenemos que levantar la mira y pensar en el interés general: ‘La patria es primero’, para que nos vamos a estar peleando”.

Alfaro es un gobernador con características especiales. Encarnó la necesidad social de dar un cambio al escenario de poder que habían ocupado los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional, con malos resultados. Ganó con respaldo popular pero, también, haciendo pacto con personajes y fuerzas representativas del mismo pasado que quiso combatir y, actualmente, su posicionamiento político muestra un déficit local, con un repunte de la violencia y con hechos públicos que han ido mermando el capital político del empeñoso Alfaro.

Además, busca ser candidato a la presidencia de la República en 2024, a nombre del partido Movimiento Ciudadano que ya tiene parcialmente bajo su control a nivel nacional, y con la esperanza de que en la siguiente contienda por la silla presidencial pueda juntar una coalición de opositores que le apoyen.

A sus varias crisis, la Ciudad de México y su zona metropolitana han añadido en estos días la derivada de los varios incendios que han agravado la crónica contaminación ambiental. Visualmente podía advertirse (casi “palparse”) el predominio del humo en el panorama citadino. Hubo (hay) molestias físicas evidentes, relacionadas en lo inmediato con lo respiratorio y, a más largo plazo, con daños graves a la salud por la continua exposición a un aire venenoso.

Pero, a pesar de todo, poco se hace de verdad y con efectividad para ir resolviendo uno de los grandes problemas de esta enorme concentración urbana. De hecho, y a pesar de la constante mención en las redes sociales de las molestias derivadas del humo y de la evidencia contundente de tal circunstancia, las autoridades de la capital del país tramitaron el asunto desde una postura de burocratismo clásico, reportando los hechos en sus cuentas de internet, recomendando medidas básicas y manteniendo una postura de normalidad a prueba de fuego.

Cierto es que los incendios en la Ciudad de México y sus alrededores tienen varias causas y no se había producido una multiplicación de ellos como ahora. Pero la doctora Claudia Sheinbaum tiene como uno de sus pendientes importantes la elaboración de propuestas viables (no medidas inmediatistas) para ir generando cambios y mejorías en este tema central. Una mala apuesta sería la de ir sobrellevando las cosas con ánimo de posposición permanente.

La Ciudad de México necesita una figura de gobierno que actúe a tiempo y se mueva con energía y liderazgo. La gobernadora debe proponer políticas viables y tomar decisiones a la altura de los problemas y del cargo. Tal vez la propia Sheinbaum podría inspirarse en un tuit que puso hace casi dos años (el 21 de mayo de 2017), cuando era tenaz opositora: “6 días de Contingencia. Partículas en más de 110 Imecas. Autoridades esperando que Tláloc les ayude. Urge política ambiental en CDMX” (https://bit.ly/2qMuBGx ). De acuerdo, Claudia.

El cuadro de incendios, contingencias ambientales e ineficacias gubernamentales se reproduce en todo el país. Las altas temperaturas, algunos individuos irresponsables e insensatos, y criminales métodos de deforestación para futuros proyectos inmobiliarios, han creado una situación de emergencia que se topa con la limitación de recursos o el tardío procesamiento de la entrega de estos por cuanto a la administración federal y con gobiernos estatales rebasados por las circunstancias.

A propósito de temas chilangos: la instalación en una cárcel capitalina de la dueña del colegio Enrique Rébsamen, donde se produjo uno de los episodios más dolorosos del pasado sismo, se desarrolló en medio de dos guiones contradictorios, que mueven a preguntarse si, como en el pasado reciente, se está en presencia de arreglos extrajudiciales. El despacho jurídico encabezado por Javier Coello Trejo aseguró que Mónica García Villegas, la propietaria del mencionado plantel educativo, se entregó a las autoridades capitalinas luego de una negociación en la que habrían participado un subsecretario de gobierno de la Ciudad de México y un diputado (aunque no dio a conocer sus nombres).

Aún cuando informó que dejaba de representar jurídicamente a García Villegas, porque desconocía los términos del entendimiento al que habría llegado quien era su cliente, Coello Trejo dio el primer golpe informativo, del cual luego buscaron resarcirse la procuradora de justicia, Ernestina Godoy, y la secretaria de gobierno, Rosa Isela Rodríguez, quienes encabezaron una rueda de prensa en la que negaron tal versión del arreglo y aseguraron que la detención de García Villegas se realizó a partir de una denuncia ciudadana que avisó de la ubicación de la fugitiva en un restaurante de Tlalpan. Ya se verá, en el curso del proceso judicial, si se evidencian los eventuales arreglos a los que se hubiera llegado o hay una firme e indudable aplicación de la justicia en un caso tan emblemático.

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.